El escritor japonés Haruki Murakami recibió este jueves el XXIII Premi Internacional de Catalunya, como reconocimiento a su obra narrativa. El galardón dotado de 80,000 euros fue donado por el escritor de manera íntegra a los damnificados por el terremoto y posterior tsunami del pasado 11 de marzo en Japón.

El galardón, que premia a personas que con su trabajo han contribuido "decisivamente" a desarrollar valores culturales, científicos o humanos, le fue entregado en la ciudad de Barcelona, España, de manos del presidente de la Generalitat, Artur Mas.

El filósofo Xavier Robert de Ventós, presidente del jurado, destacó que la obra de Murakami ha sido un referente destacado en el panorama literario mundial, y ha significado "la construcción de un puente" cultural entre Oriente y Occidente.

El escritor se mostró agradecido por el premio, pero lamentó el mal momento que está pasando su país y convirtió su discurso en un alegato antinuclear, en el que entonó una autocrítica colectiva japonesa por el accidente de la central de Fukushima.