Los pasillos del Museo Nacional de San Carlos albergan un recorrido por la historia y la estética de la pintura.

Conformada por 50 obras de los máximos exponentes de la pintura flamenca, De Rubens a Van Dyck está expuesta desde el 30 octubre y hasta el 27 de marzo, y cuenta con óleos y grabados que provienen de la Colección Gerstenmaier.

El coleccionismo es innato en el ser humano, todos en nuestra niñez hemos empezado a coleccionar con sellos o cajas de cerillos, o cualquier cosa. Pero, en este sentido, lo que a mí más me ha influido ha sido mi estancia en España. Para mí, España es un país que tiene un contacto permanente con la historia y la cultura y esta circunstancia no se encuentra de la misma manera, por ejemplo, en Alemania , mencionó Hans Rudolf Gerstenmaier, coleccionista de obras de arte.

En esta muestra se encuentran trabajos realizados entre finales del siglo XV y hasta principios del XVII, donde se apreciaran temas como la religión, los retratos, bodegones, obras mitológicas y naturaleza muerta.

Algunos de los pintores presentes son: Peter Paul Rubens, Anton Van Dyck, Martin de Vos, Victor Wolfvoet, Jan de Beer, Joost de Momper y de Pieter Brueghel el Viejo, entre muchos otros.

En el recorrido se podrán encontrar piezas majestuosas, de un acervo cultural impresionante, que dicho por Marisa Oropeza, curadora de la muestra, los asistentes no han apreciado en otra ocasión.

En cuanto a las pinturas de tema religioso, se pueden encontrar trabajos espléndidos de una calidad y pasión inigualable. Entre ellos El tríptico de la adoración de los Reyes Magos, del círculo del maestro Von Groote, La adoración de los pastores, de Martin de Vos, y Guirnalda de flores con la virgen y el niño, de Andries Danielsz.

Mención especial a una de las que el coleccionista Gerstenmaier nombrara como la perla de la colección: del increíble Rubens, La virgen de Cumberland.

Dando paso al tema del retrato, el cual ocupa un lugar muy importante dentro de esta exposición, al considerarse en esa época al ser humano como centro del universo, deja ver a estas pinturas con una relación de élite y que sólo se otorgaba a ciertas clases sociales.

Dentro de esta sala están los retratos de Felipe IV e Isabel de Borbón, también autoría de Rubens; y los de Jan Karel de Cordes y Jacoba Van Caestre, de Van Dyck.

La virgen de la leche, con los personajes en medio de una naturaleza exultante, es quizás uno de los mejores cuadros que representan la pintura de paisaje.

La composición de flores es sin duda una de las obras más importantes y majestuosas dentro de esta galería, mostrando trabajos de aproximadamente 3 metros de longitud, dejando ver la maestría y profesionalismo que trabajaban los pintores flamencos.

De Rubens a Van Dyck, en el Museo Nacional de San Carlos, es una exposición internacional que pretende facilitar a los asistentes el conocimiento de obras de interés universal, así como fomentar la sensibilidad artística.