Los muelles del puerto antiguo se llenan de historia. Los primeros colonos llegaron aquí, a orillas del río San Lorenzo, y fue gracias al puerto que esa vieja Ville-Marie se convirtió en la metrópolis internacional próspera de hoy en día, Montréal.