Los mexicanos comienzan a ser una constante en las nominaciones del premio insignia World Press Photo, ahora en su edición 2020, Alejandro Prieto, originario de Jalisco, logró entrar en la lista. Ya en el 2019 dos mexicanos fueron premiados; Pedro Pardo y Yael Martínez, el primero con la temática de migración y el segundo con el tema de desaparecidos.

Para este prestigioso concurso se anunciaron 44 nominaciones de entre casi 74,000 imágenes presentadas por más de 4,000 fotógrafos de todo el mundo.

Este año el único mexicano nominado ha sido Alejandro Prieto, en la categoría Nature junto a otros fotógrafos originarios de Bélgica, España, Canadá y Sudáfrica, en su fotografía se muestra un correcaminos que se encuentra ante un muro fronterizo.

Alejandro Prieto, nacido en Guadalajara, Jalisco, se especializa en fotografías de vida silvestre y submarina, como señala su perfil en World Press Photo.

La fotografía con la que el mexicano concursa se titula “Roadrunner Approaching the Border Wall”, la cual fue tomada en el muro de México y Estados Unidos, en cuya imagen se proyecta la imposibilidad de al menos 23 especies para seguir sus ciclos de acceso al agua y comida.

Alejandro Prieto también recibió numerosos premios de fotografía de vida silvestre, incluido el premio Photojournalist Award Single in Wildlife Photographer of the Year en el 2019, el Photojournalist Award Photo Story in Wildlife Photographer of the Year en el 2018 y un segundo premio en la categoría Wildlife de National Geographic Nature Photographer en el 2017.

Hace presentaciones de La casa que sangra

Después de haber sido ganador del World Press Photo 2019, en la categoría de Proyectos a Largo Plazo con una serie de cuatro fotografías bajo el nombre “La casa que sangra”, el artista visual Yael Martínez no ha desistido en llevar su obra a los lugares más violentos del país, además de celebrar exposiciones como la de África Americanos que se encuentra en el Centro de las artes de San Agustín en la ciudad de Oaxaca.

Hasta ahora ha hecho al menos 15 presentaciones de su libro que lleva el mismo nombre de la serie: La casa que sangra, como última parada en el Faro Tláhuac, en donde ha habido un incremento de la percepción de violencia en las últimas semanas con el caso Fátima.

Esta publicación compila alrededor de 70 imágenes que fueron tomadas del 2013 al 2018 y que se realizó a través del apoyo económico del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, su objetivo es tejer un ambiente comunitario en cada uno de los lugares a los que llega su obra.

“Para mí la importancia del libro es que esté circulando en los espacios en donde existen las problemáticas de violencia, de desaparición, narcotráfico y crimen organizado, para mí era vital llevar estos trabajos a estos espacios donde usualmente no se dialoga tanto a través de la fotografía los conflictos sociales”, dijo en entrevista.

Hasta ahora, el libro de Yael Martínez que muestra el sufrimiento y los espacios vacíos que han dejado las más de 37,400 personas desaparecidas en México, ha tenido presentaciones en el Estado de México en zonas periféricas, Veracruz, Sinaloa, Morelos, Guerrero, Toluca y Querétaro.

“La idea del proyecto es que justamente sea como un vehículo para seguir dialogando en torno a estas problemáticas”, concluyó.

[email protected]