Fueron muchos los grandes personajes captados por el lente del fotógrafo Michael Cooper, pero gracias a la historia y a los fans, siempre será recordado con el apodo de fotógrafo de los Rolling Stones .

Fueron más de 3,500 fotografías tomadas por Cooper en las que se documenta la vida cotidiana de la banda británica durante su primera década de existencia.

Ahora que la banda decidió venir a dar una serie de conciertos a nuestro país, su obra vuelve a iluminar los principios de la historia de Jagger y los suyos, y deslumbrar a los fanáticos mexicanos con esas grandes imágenes desde que iniciaron su vida como músicos.

Reliquias de la? historia del rock

La colección de fotografías montadas en la residencia británica en la capital de nuestro país tiene un toque de elegancia y mucho rock, además de que permite repasar la historia de la legendaria banda durante los 60 y principios de los 70, a través del punto de vista de un observador privilegiado.

El trabajo de Cooper registra la época dorada de los Rolling Stones, con cuyos integrantes entabló una entrañable amistad y recorrió el mundo captando recitales, ensayos, viajes e incluso sus excesos.

Entre luces brillantes de colores azul, blanco y rojo, un pequeño escenario ambientado muy al estilo británico y las mejores canciones de los Rolling Stones de fondo es como podemos degustar esta exquisita exposición.

Entrar a esa habitación es como estar en una máquina del tiempo en la que retrocedemos a aquellos años de la época dorada de los Stones, en donde se observa el tipo de vestimenta que usaban, el estilo de los pantalones y hasta de peinados.

Y aunque estos músicos siguen tocando como los grandes, a pesar de su edad, en las fotografías se ve el paso de los años en ellos. Las capturas muestran a un Jagger considerablemente más joven y con un cuerpo de acero; aquellos automóviles emblemáticos de la época, en donde la agrupación se paseaba con algunas de sus más bellas chicas.

Esta muestra invita principalmente a los fanáticos a conocer desde otras perspectivas a sus ídolos rockeros. Más jóvenes y guapos, dando algunas vueltas por Stonehenge, en alguno de sus tours esotéricos de fin de semana o probándose sombreros para jugar a ser los divos que ya comenzaban a ser; además de convertirse en un reflejo generacional de aquellos años de ebullición para la música de este género y para el mundo.

Cooper da un compendio fotográfico luminoso, que permite descubrir el lado más humano y común de los integrantes de la banda británica y de las principales personas que los rodeaban entonces.

Residencia Británica?

Av. Virreyes 1548,?

Lomas Virreyes.