Estoy hablando por teléfono con Tom Herbort de Highlands, Carolina del Norte.

 

—Yo: Cuando mi gato de 4.5 kilos logró de algún modo empujar, tirar y romper la tapa de porcelana del tanque del inodoro de 4.5 kilos en mi baño, pensé que este tipo de cosas serían en realidad fenómenos, situaciones que ocurren con poca frecuencia.

 

Como sé que tienes una empresa que se dedica a vender tapas, tanques de inodoros y WC, entré a tu página de Internet: cheaptoilettanklids.com, y pensé: ¿Te ganas la vida con este negocio?

 

—Tom: Sí, y tengo cuatro empleados, dos de tiempo completo.

 

—Yo: ¿Hay una epidemia de gatos arrojando al vacío las tapas de los inodoros?

 

—Tom: No eres la primera persona que me narra la historia de su gato rompiendo una tapa de porcelana. No sé si a los gatos simplemente no les gustan los baños, o si simplemente no les gustan las personas. En caso de que disfruten rompiendo cosas, podrían hacerlo con objetos baratos, como por ejemplo, los focos. Pero ¿qué hay de divertido en romper una tapa de porcelana?

 

Ahora, esto nunca te pasará con un perro; dejará  un poco de excremento en el tapete de tu sala pero nunca te romperá la tapa de tu baño. Él nunca te odiaría tanto.

 

—Yo: ¿Cuánta tapas de inodoros se rompen en Estados Unidos?

 

—Tom: Tenemos un promedio de 20 a 30 por día.

 

—Yo: ¡Guau! ¿Por qué?

 

—Tom: Viven 330 millones de personas en Estados Unidos; al menos 100 millones de baños; 100 tapas se rompen por día.

 

—Yo: ¿Cómo sucede en caso de que no sean los gatos los culpables; el sexo también podría provocar accidentes?

 

—Tom: Bueno, muchas tapas de los tanques del inodoro se rompen en los baños de locales de striptease. Me puedo imaginar lo que sucede allí. También esconden botellas de vodka en el interior de las tapas. Si quitas y pones las tapas, se pueden caer.

 

—Yo: Wow.

 

—Tom: Sí. Además, en muchas ocasiones escenas de violencia ocurren en el baño, por lo que las tapas de los inodoros se convierten en poderosas armas: son pesadas y duras y, al romperse, se convierten en objetos filosos.

 

¿Qué objetos tienes en el baño para defenderte? No creo que puedas hacer nada con tu afeitadora y la botella de champú. Podrías hacer algo si colocas a la personas sobre la tina y abres la llave de la regadera pero en realidad es muy complicado. Pero si quitas la tapa del tanque, la golpeas contra el suelo, la rompes, y finalmente tendrás un arma muy poderosa.

 

Algo más, la persona a la que quieras dañar te mirará con terror, pensará que estás loco y se irá.

 

—Yo: ¿Has pensado mucho en esto?

 

—Tom: Es lo que hago.

 

Pero la mayor parte de la gente que me llama para pedir un cambio de tapas casi nunca reconoce que es la autora de la ruptura. Señalan al hermano, al hijo o al esposo como el culpable. Claro, también los gatos.