El ex ícono de la fotografía mundial y emblema del capitalismo estadounidense, Eastman Kodak, anunció el jueves que se puso bajo la protección del capítulo 11 de la ley estadounidense de quiebras, para reestructurarse al margen de las demandas de sus acreedores.

Sin embargo, el viernes obtuvo la autorización de un juez para tomar prestados 650 millones de dólares a Citigroup a fin de poder seguir operando mientras ofrece en venta una serie de patentes de imágenes digitales.