Hace unos días, vi una noticia que no me sorprendió del todo: Peter Hook, bajista de Joy División y ex New Order, demandó a sus ex compañeros por 3.5 millones de dólares.

La verdad, no creo que Hook se haya vuelto loco, aunque tiene un fuerte desapego sentimental con sus ex compañeros de banda, con los que convivió casi 40 años.

Él culpa a sus ex compañeros en New Order. La nueva organización en el grupo quiso cambiar los porcentajes de ganancia y estos no le convienen en nada a Hooky, el arquitecto del sonido en los dos grupos.

La primera vez que escuché a Joy Division fue en la preparatoria. Quería explorar entre los grupos clásicos de la música oscura o como ahora le dicen: darks. Detesto que lo digan refiriendo a algo singular o plural, se dice dark o darky, pero con decir darks se me ponen los pelos de punta.

Ya me desahogué. La primera vez que vi y escuché a Joy Division fue en un VHS que me prestaron. La voz de Ian Curtis era oscura, no era elegante como con Peter Murphy en Bauhaus, pero le daba otra perspectiva a la música. Las guitarras de Berny no eran impactantes, pero sí precisas y con un sonido crudo que ambientaba. El bajo fue lo que me atrapó: era el rey de la diversión, siempre tenía algo que añadir, daba la impresión de que era el riff de guitarra que adorna los finales de verso en el blues.

Peter Hook fue lo primero que me impactó en esa banda. Obvio, corrí a comprarme el Substance. Cualquiera diría: Yo conocí a Joy División por ‘Transmission’ o ‘Digital’ . Amigos, soy honesto, me enamoré de Joy División por Love will tear us apart .

Esa canción tiene todo; una letra llena de pasión y abandono; se despide y da la bienvenida al amor. La guitarra de 12 cuerdas le da elegancia durante todo el track, el bajo tiene un protagonismo gigante y le da una velocidad vertiginosa al amor que refiere en letra. Si los sintetizadores se describieran en luces, serían como el sol de sábado a las 4 de la tarde.

De ahí, seguí escuchando las ya mencionadas y demás canciones. Me enajené mucho tiempo, no creí que pudiera escuchar algo más. Años después celebré el sonido de Interpol, porque no pensé que alguien pudiera retomarlo.

Cuando Ian Curtis murió, el grupo siguió ensayando y de forma natural comenzaron a componer canciones para su nuevo proyecto: New Order. De forma natural Berny Sumner tomó las voces.

New Order seguía siendo oscuro, divertido en sus dinámicas y nuevamente, el bajo era protagonista en todo. El cambio más radical fue que hacían música con toques electrónicos y empataban el bajo del sintetizador con el eléctrico. Esto me parece una idea fascinante para ese momento.

The Cure, mi otro trauma. Siempre se han declarado fans de New Order, se puede notar en The Walk , en comparación con Blue Monday . Cuando Robert Smith escuchó a Joy División decidió que debía hacerle más a la tristeza, el resultado es Faith y después Pornography.

Me gusta Joy Division y New Order; no me decidiría entre las dos. Creo que más bien tengo momentos donde prefiero más a una que a otra.

En el caso de New Order, les recomiendo empezar con Low Life y Brotherhood. Estos discos concretan el sonido del grupo. Sirens, el último disco donde participó Peter Hook, es genial; creo que Zoé se ha basado mucho en éste para su sonido como banda.

Qué pena que Hooky no esté en Music Complete, último disco de New Order.

Creo que es un álbum genial y Berny tiene el toque de componer canciones que me siguen emocionando, pero le falta su némesis: Peter Hook.