El primer viernes de diciembre queda marcado por protestas alrededor del mundo contra la discriminación y a favor de los derechos humanos. También por el cuidado de la salud de las nuevas generaciones y cierra con la postal de la abadía de Saint-Michael, en Francia.