Un grupo de científicos encontró que 21 de 30 lenguajes europeos no tienen o tienen muy escasa presencia en Internet.

La publicación del estudio coincide con el Día Europeo de Lenguajes (26 de septiembre), creado para reconocer la importancia de la riqueza lingüística de ese continente.

La lenguas habladas por poca gente están en riesgo porque no tienen soporte tecnológico, concluye el estudio de MetaNet, red europea que consiste de 60 centros de investigación de 34 países.

Con el mayor índice de riesgo de desaparición están el islándico, el letón, el lituano y el maltés. No más futuro parecen tener el búlgaro, el húngaro y el polaco, y así hasta juntar a 21 lenguas que podrían no figurar en el mundo digital.

El estudio, hecho por más de 200 expertos, midió el soporte tecnológico de cada lenguaje en cuatro áreas: traducción automática, interacción con el habla, análisis de texto y la disponibilidad de distintas fuentes, y recursos relativos al lenguaje.

A pesar de que el inglés es el lenguaje con mejor soporte de todos, éste aún no fue considerado como excelente , sino solamente bueno .

Para el holandés, el francés, el alemán, el italiano y el español se consideró que hay un soporte moderado .

Mientras que el vasco, el búlgaro, el catalán, el griego, el húngaro y el polaco tienen soporte fragmentario , lo que los sitúa entre los que se encuentran en peligro.

Los ejemplos más conocidos del software que da soporte a un lenguaje son los revisores y correctores ortográficos, asistentes personales en los teléfonos inteligentes, sistemas automáticos de traducción y buscadores.

Estos sistemas lingüísticos se basan en métodos estadísticos que requieren enormes bancos de información de escritura y habla, difíciles de obtener con lenguajes con pocos hablantes. Y lo que es más, las tecnologías lingüísticas tienen límites inherentes para su calidad, como muestran claramente las a veces divertidas traducciones erróneas que hacen los traductores automáticos en línea.

El reporte concluye que se requiere de un esfuerzo coordinado a gran escala para generar o transferir las tecnologías que no tienen los lenguajes en peligro de extinción digital.

Sophia Ananiadou, directora del National Centre for Text Mining de la Universidad de Manchester y coautora del estudio, comenta:

En Reino Unido, la mayor parte de nosotros usamos tecnologías del lenguaje casi sin darnos cuenta. Estas tecnologías ya hacen nuestra vida más sencilla [...] Es vital que las tecnologías sofisticadas de este tipo estén disponibles para muchos idiomas, de otra forma la colaboración entre los vecinos europeos se hará más difícil .

Fe de errata (26/09/2012): Escribimos que entre las lenguas con mayor peligro de desaparecer se encuentra el "latviano", cuando lo correcto es "letón".