Carsten Höller llegará al Museo Tamayo a partir de mañana viernes 29 de marzo y hasta el día 30 de junio del 2019 con la instalación de arte contemporáneo Sunday. Una compilación donde el artista expresa su entrenamiento profesional como entomólogo para crear laboratorios, a la vez perversos y deslumbrantes, y que nos invitan a explorar nuestros estados emocionales y psíquicos.

“Pill Clock” (red and white pills), hecha en el 2015, formará parte de esta colección que proyecta las sensaciones que nos proporcionan estados de ánimo en los terrenos de la medicina y de otras instituciones que las sociedades han adoptado como imprescindibles de su sistema, como parte de un retrato eufémico, ese es el regalo que Höller imprime en esta instalación.

Carstens Höller, conocido en el medio por haber introducido una combinación entre lo lúdico y lo inquietante en el contexto institucional, así como elementos de disociación y reclusión en la esfera pública, es un actor digno de tendencia en la era de las redes sociales, llevando lo alucinógeno a entrar en contacto con la vida cotidiana y civil, construyendo, por ejemplo, resbaladillas de varios pisos de altura que sirven para evacuar museos o edificios corporativos, o tanques de privación sensorial de polipropileno en los cuales los visitantes pueden flotar.

Algunas de las piezas que traerá la exposición Sunday pertenecen a galerías de arte en distintos puntos de Europa y Asia; de Reino Unido, en la Hayward Gallery o de la instalación en el Henie Onstad Kunstsenter, un museo de arte ubicado en Høvikodden, Noruega; la colección de Pirelli Hangar Bicocca, en Milán, Italia, así como piezas de la Bienal de Gwangju en Corea del Sur.

Para la exposición, el Museo Tamayo dio a conocer que “el artista hace uso de la arquitectura única del edificio —un edificio brutalista cuyo diseño se basa en las pirámides prehispánicas— para realizar la pieza ‘Decision Tubes’, una estructura en red y metal suspendida delicadamente sobre el espacio central del museo, que permite al visitante deambular por encima del suelo, constantemente enfrentándose a decisiones de qué camino y qué decisión tomar”.

Estas dinámicas que ponen la mayor parte de responsabilidad de experiencia en las decisiones del espectador son por las que esta instalación que se avecina será tan solicitada por el público, como fuera la instalación “Decision Corridors” de la que se inspira, que se mostró por primera vez en la Hayward Gallery en Londres.

En la estructura que fabrica Höller se obligaba al visitante a seguir una serie de curvas y esquinas, decidiendo, casi a ciegas, qué camino tomar y qué corredor explorar.

“Invirtiendo experiencias aparentemente simples, los proyectos de gran escala de Höller continuamente nos refieren al placer de visitar parques de juegos y de diversiones. En su exposición Sunday, Höller continúa entrelazando lo familiar con lo ilusorio, a fin de elevar sus instalaciones experenciales a un nivel de psicodelia transcendental y fugaz”, informó el museo.

Habrá una nueva versión de su pieza “Upside-Down Goggles” (1994), una herramienta utilizable de desorientación y alienación que estará disponible para que los visitantes recorran las exposiciones que se encuentran en el Museo Tamayo. Su “Double Neon Elevator” (2016) genera patrones de luz en cascada en una mímica dramática de la sensación de estar dentro de un elevador que sube y baja lentamente. “Six Sliding Doors”, ubicada como uno de los accesos a la exposición, es un corredor de puertas automáticas de espejo que genera interrupciones y consolidaciones del reflejo del visitante. Su “Giant Triple Mushroom” (2018) que hace referencia al uso de sustancias psicotrópicas, en particular al hongo amanita Muscaria, es un collage misterioso que combina características de tres hongos en específico: dalsa oronja, entomophaga maimaiga y el hongo conocido como tapa de tinta.