Viena, la gran capital de Austria sobre el río Danubio, ofrece la calidad de vida más alta de entre todas las ciudades del mundo, mientras que la capital iraquí, Bagdad, ocupó una vez más el puesto más bajo de la lista que elaboró la consultora Mercer. La ciudad Suiza de Zúrich; Auckland, en Nueva Zelanda; la ciudad alemana de Múnich y Vancouver, en Canadá, fueron las cinco mejores ciudades tras Viena, que consiguió el primer puesto por séptima vez consecutiva.