En días pasados se llevó a cabo la Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa. En una mesa de diálogo encabezada por Ricardo Salinas Pliego y Francisco Ealy Ortiz, una vez más destacó un tema que en los últimos años parece ser una constante en los encabezados de periódicos y mesas redondas de empresas o asociaciones relacionadas al periodismo: la libertad de prensa.

Las amenazas y las limitaciones a las que los periodistas hacen frente todos los días no son cosa nueva, sin embargo, si son un tema que parece difícil de creer en ésta época en la cual tanto la información como los medios abundan y la posibilidad de denunciar abusos es mucho mayor. Para abordar este tema creo que vale la pena entender que el derecho a la libertad de prensa o libertad de expresión en los medios, puede ser vulnerado desde varios frentes y con distintos fines y de alguna forma también está ligado a la corrupción, pues ésta es causa y consecuencia de la falta de libertad de expresión.

En nuestro país, al menos a partir del triunfo de la revolución de 1910, la libertad de expresión ha sido un tema que siempre ha sido vigilado por los gobiernos y que salvo en contadas excepciones se ha mantenido controlado. Los casos más conocidos y lamentables fueron el manejo mediático y periodístico de la masacre del 2 de octubre de 1968 y la caída del sistema en las elecciones presidenciales de 1994.

En los últimos años han abundado casos de destituciones de periodistas importantes de sus fuentes de trabajo, desapariciones de otros y mas grave aún los asesinatos de los menos afortunados. Los dos enemigos principales de la libertad de expresión son el crimen organizado y el propio estado.

La violación a la libertad de expresión es un tema que afecta seriamente a la democracia y que genera un malestar social que tiene un impacto negativo en la economía, la impartición de justicia y el desarrollo de las naciones. Con el paso del tiempo se han instituido decenas de organizaciones nacionales e internacionales que vigilan y defienden este derecho sin embargo todavía falta un compromiso serio por parte de los medios más importantes del país para crear un frente común que pueda dar resultados constantes y contundentes a largo plazo. Precisamente este fue uno de los planteamientos de Ealy Ortiz en la mesa de diálogo.

Otra organización a fechas recientes ha dado un lugar importante en su agenda a este tema, es la OTI, precisamente, una de las razones de su relanzamiento fue el promover un ámbito de inteligencia y legalidad en los países iberoamericanos para impedir que los medios se vuelvan rehenes de regímenes dictatoriales. El caso de Venezuela con Chavez y Maduro es un ejemplo extremo. Pero no se pueden perder de vista otros escenarios hostiles hacia los medios en Ecuador, Argentina y muchos estados de la República Mexicana entre los que destacan Veracruz, Ciudad de México, Oaxaca, Guerrero y Puebla.

En México adicional a la violencia perpetrada a periodistas por el crimen organizado existe otro tipo de amenaza, quizá más sutil y disfrazada de democracia que es la actual regulación que el INE impone a los medios. A través de ésta, los medios están totalmente atados de manos para poder compartir opiniones , y promover debates sanos, ideas o discursos de contendientes a los distintos puestos de sufragio electoral sin ser duramente penalizados. Adicional a los 3 minutos por hora obligatorios que medios electrónicos tienen que aportar al instituto para las distintas campañas tanto de partidos como del mismo INE.

En una democracia madura como la que México pretende ser, la libertad de expresión tiene que ser un valor compartido y defendido por periodistas, medios, gobiernos, instituciones no gubernamentales y sociedad en general. De igual manera, organizaciones como el INE deben entender que la limitación o prohibición del ejercicio del periodismo va directamente en contra de los valores democráticos que el mismo instituto defiende.

Televisa sigue incorporando ejecutivos de alto perfil

Con más de 20 años de experiencia internacional en marketing de consumo, César Jaramillo, se integra como director general de Marketing, área encargada de diseñar e instrumentar la estrategia de marketing de la compañía.