Corría el mes de septiembre de este año que termina y no era el Día de los Inocentes. Entre las notas más leídas de la segunda semana de ese mes de la revista Time, estaba un link con el título NASA Working on Faster-than-Light Warp Drive (cuya traducción es, más o menos, la frase que da título a esta nota), pero que al abrir la página era aún más sorprendente NASA Actually Working on… (es decir, la NASA realmente está trabajando en hacer viajes más rápidos que la luz).

El artículo de Patt Peckham citaba las ideas que Harold White expuso en el Simposio Público 100 años de Naves Estelares. White aseguraba haber conseguido hacer plausible una idea original de Miguel Alcubierre…

¡Pero si Miguel Alcubierre trabaja en la UNAM! , pensó este redactor, quien a los pocos días estaba sentado en la oficina del físico mexicano, Director del Instituto de Ciencias Nucleares, esperando averiguar cuánto tiempo faltaba para poder darse una vuelta por Alfa Centauri (que está a cuatro años luz de distancia).

¿Pecó este redactor de inocente o crédulo? Juzgue usted.

La idea no es nueva, a Alcubierre se le ocurrió en 1994. La llamamos el warp drive, es algo así como empuje por distorsión o por curvatura, el nombre existe en la ciencia ficción desde hace décadas, era como se supone que la nave de Viaje a las estrellas se movía por el universo más rápido que la luz. Aquí la entrevista a Alcubierre.

Pero en ciencia ficción es simplemente un nombre y a mí se me ocurrió que sí podíamos utilizar el contexto de la relatividad general de Einstein para tratar de entender qué podría uno hacerle al espacio para viajar más rápido que la luz.

Según la teoría de la relatividad general, nada, sea energía, materia o información, puede viajar más rápido que la luz, es el límite máximo. La teoría de la relatividad general incluye, para explicar la gravedad, la idea de la curvatura del espacio. También incluye una curvatura del tiempo, esto es que el tiempo fluye a diferentes ritmos, más lento o más rápido.

Esta teoría funciona y ha sido probada muchas veces, describe estrellas, galaxias, agujeros negros, ondas gravitaciones y el origen y evolución del Universo, lo que llamamos Cosmología.

En Cosmología, desde 1920, sabemos que el espacio se expande. Las galaxias se alejan unas de otras no porque se muevan para alejarse sino porque el espacio ente ellas se están expandiendo. Las galaxias, mientras más lejanas más rápido se alejan. A la pregunta de si es posible que haya galaxias lo suficientemente lejanas como para que se alejen de mí más rápido que la luz la respuesta es sí. Y esto no contradice la teoría de la relatividad, es parte de ella.

Entonces lo que se me ocurrió fue que para moverme más rápido que la luz tenía que hacer trampa y en lugar de moverme tan rápido, que está prohibido, lo que hago es expandir el espacio que está detrás de mí y acortar el de enfrente.

Si yo extiendo el espacio detrás de mí y contraigo el que está enfrente me acerco a lo que me queda enfrente y cuando llego, no pasó nada porque la expansión y la contracción se compensan. Me senté, hice las matemáticas, lo publiqué. Desde entonces ha andado por ahí .

NO ES DIFÍCIL, PERO NO SE PUEDE

La idea es muy clara y no es difícil explicarla matemáticamente, pero hay un precio a pagar: la relatividad me dice que la curvatura del espacio se produce por una concentración de materia y energía. Normalmente uno resuelve las ecuaciones al revés; tengo el Sol con esta materia y esta energía, entonces cuál es la curvatura del espacio asociada. Y son muy difíciles de resolver en esa dirección. En la propulsión por distorsión yo lo hago al revés, digo quiero esta curvatura, cuál es la densidad de materia que necesito.

En esa dirección es muy fácil resolver las ecuaciones, pero estoy planteando cosas exóticas y, claro, obtengo cosas muy exóticas. En este caso es una densidad de energía negativa y eso es algo que nunca hemos visto. No está prohibida, pero no la conocemos. Una densidad de energía o masa negativa produce antigravedad. A lo mejor no existe.

Hay otro problema. Puedo usar esta proporción no necesariamente para ir a la velocidad de la luz sino para un avión o un cohete. Pero si llegara a la velocidad de la luz, el espacio de enfrente se hace inalcanzable, si la nave tiene que mandar energía para distorsionarlo, no puede, ni la luz lo alcanza. La gente ha jugado con esto, y se han dado cuenta de los problemas, no yo, que hice el artículo original y no me he vuelto a ocupar del tema.

Ahora se puso de moda otra vez porque la NASA hizo una conferencia a la que invitó gente para que hablara de ideas exóticas para viajes espaciales en el futuro, aunque hoy nos puedan parecer descabelladas. Hay unas que no lo son tanto, como los cohetes iónicos, que ya existen pero son muy caros y poco eficientes, hasta ideas descabelladas como la propulsión a distorsión.

Un científico llevó el tema, pero no es muy riguroso, leí cosas suyas, no tiene mucho publicado, tiene pocas matemáticas y mucha especulación.

Y no trabaja para la NASA y la NASA no está trabajando en el tema. La verdad es que no se puede avanzar mucho, por lo de las densidades de energía negativas. En ese sentido, la teoría de la relatividad sigue prohibiendo ir más rápido que la luz .

Entre las hipótesis que tratan de explicar el origen del Universo (no el Big Bang), existe una que propone la existencia de un vacío con energía negativa , aunque según algunos cosmólogos se trata de escenario bastante desesperado .