El pueblo japonés rindió homenaje a las víctimas y desaparecidos que dejaron un terremoto y tsunami, a un año de la tragedia.