Un total de 93 imágenes y obra pictórica con las que se que invita a repensar la Constitución de 1917 de una manera crítica y a recordar que sus logros no fueron del todo inmediatos, integran la exposición 1917, una lucha sin final , inaugurada hoy en el Museo Nacional de la Revolución, en esta ciudad.

Curada por Miguel Ángel Berumen Campos, la exhibición presenta la obra de artistas como Adolfo Mexiac y Sandra del Pilar, así como las fotografías de diferentes momentos y personajes de las primeras décadas del siglo XX mexicano, de autores como Carl Lumholtz, Julio de la Fuente y los Hermanos Mayo, varias de ellas pertenecientes al Archivo General de la Nación.

Berumen Campos recordó que no es ningún secreto que los derechos constitucionales de los obreros y los campesinos, por mencionar algunos grupos, fueron burlados inmediatamente tras la promulgación de la Carta Magna en Querétaro, sobre todo mediante el corporativismo.

NOTICIA: ¿Cuánto ha cambiado la Constitución desde 1917?

Agregó que la creación de la Confederación Regional Obrera Mexicana en Saltillo en 1981, es un ejemplo de ello y comentó que este tipo de prácticas, obligó a realizar un escrutinio en la Constitución, tomando en cuenta los postulados de los villistas y zapatistas, adversarios de Venustiano Carranza y que no fueron convidados de la redacción del código.

El también director del MNR comentó que la propuesta de explorar los alcances de la Constitución no tiene mucho sentido en la actualidad si no fuera porque en 100 años ha tenido más de 600 modificaciones, la mayoría de las cuales conforman graves omisiones de los constituyentes.

Desde su promulgación en 1917, la Constitución sigue siendo una lucha sin fin, porque a partir de que se acabó el partido hegemónico, las reformas a la Carta Magna se comenzaron a acelerar, porque el partido hegemónico no tenía necesidad de poner tanto texto en la misma para asegurar que sucedan o no cosas.

Pero una vez que se da la apertura política, comienza a crecer su texto, que por cierto, es uno de los más grandes del mundo, incluso por encima del que rige a la India, señaló.

Al igual que Diego Valadez, Berumen Campos consideró que no es posible seguir gobernando con una Constitución del siglo XX y sus respectivos parches.

Leyendo y escuchando a Diego Valadez, él piensa que si sería ideal hacer una nueva, pero a la vez es inconveniente en un país tan dividido y lo que considera es hacer un reordenamiento de la misma, es decir, decir lo mismo pero con mejores palabras , indicó.

Destacó que la importancia de la Constitución es absoluta, ya que sigue siendo la ley suprema, lo cual no impide que al mismo tiempo esté desprestigiada entre los ciudadanos que la ven como ficción, "ya que de manera irónica, se presume social, cuando en realidad somos un país de pobres, se presume democrática y somos de los países más corruptos .

Quien visite la muestra, añadió, encontrará una crítica, sobre todo a la forma en que como se generó la Carta Magna, la cual fue dictada por una minoría que tuvo que ser obedecida por todos, un hecho en el que se reflejan las omisiones de ese documento.

NOTICIA: Los grandes retos de la Constitución

mfh