El presidente de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), José Franco, hizo un llamado a los jóvenes para que se sumen a la comunidad científica del país y se conviertan en los mejores especialistas en las diferentes áreas del conocimiento para responder a los desafíos que plantea el presente siglo.

Nuestra ciencia posee una excelencia de nivel internacional, pero la comunidad científica mexicana es pequeña, por lo que necesitamos más y mejores especialistas , añadió el físico-astrónomo.

Ante un grupo de 33 universitarios becados por el Instituto Pfizer en el área de investigación biomédica, quienes son parte de los 1,419 estudiantes de México que este año fueron beneficiados con becas del Verano de la Investigación Científica, Franco aseguró que el progreso de la ciencia genera una mejor constante en la calidad y esperanza de vida de la humanidad.

A los jóvenes presentes los exhortó a hacer del aprendizaje y del conocimiento un proyecto de vida, optando por proseguir con estudios de posgrado.

Expresó su confianza para que su capacidad, talento y dedicación fortalezca la planta de científicos y tecnólogos mexicanos de excelencia que tanta falta hace para el desarrollo del país.

El director del Instituto Científico Pfizer, Juan Carlos Molina, reconoció que México necesita darle mayor impulso a la investigación científica, al ser esta actividad el principal motor para generar crecimiento y bienestar, así como fortalecer la innovación.

Por este motivo refrendamos nuestro compromiso un año más con la Academia Mexicana de Ciencias, para promover la formación de nuevos investigadores, al brindarles esta experiencia que es sumamente enriquecedora para su desarrollo profesional , dijo Molina.

La directora del Verano de la Investigación Científica, Judith Zubieta, invitó a los jóvenes becarios a soñar en grande y hacerlo con compromiso y esfuerzo pues las satisfacciones para ellos serán muy grandes.

A los becarios les dijo que representan un reto y una promesa y los exhortó a exponerse a la experiencia de pasar un verano en un laboratorio de investigación y convertirse en una opción diferente en el mercado laboral y en el ámbito científico.

El Verano de la Investigación Científica tiene como objetivo fomentar el interés de los estudiantes de licenciatura por la actividad científica en las áreas de físico-matemáticas, biológicas, biomédicas y químicas; así como en las ciencias sociales, las humanidades, la ingeniería y la tecnología.

El programa promueve y facilita que los estudiantes realicen estancias de ocho semanas en los más prestigiados centros e instituciones de investigación del país bajo la supervisión de investigadores en activo con quienes participan en proyectos de investigación.

En esta ocasión, son 119 las instituciones receptoras de todo el país en las que los becarios realizan sus estancias de verano. Destacan las universidades públicas de los estados, la UNAM, los centros públicos de investigación del Conacyt, el Cinvestav y los Institutos Nacionales de Salud.