El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), José Ignacio Echeverría, comentó que la capacidad de nuestro sector está probada y es aplicable tanto a métodos tradicionales de edición en papel, como a las nuevas tecnologías .

En la ceremonia de los 50 años de la Caniem, Echeverría añadió que tenemos los contenidos. Nuestra industria está constituida por un número muy grande de profesionales en todos los campos de la hechura de un libro.

Hoy iniciamos un año de festejos, pero también de reflexión. Como editores, vivimos una intensa relación con los desarrollos tecnológicos y una de las cosas que ha caracterizado a nuestro gremio desde tiempos remotos es nuestra necesaria adaptabilidad al entorno tecnológico en el que conviven todos los actores del mundo del libro , indicó.

En el festejo, celebrado en la Biblioteca México, el historiador Enrique Krauze ofreció una conferencia magistral en la que habló de las figuras del mundo editorial que lo han tocado para bien y que le han conmovido.

El primer gran editor que conocí y el mayor editor de México fue Daniel Cosío Villegas, quien me dejó profundamente impresionado , dijo el escritor.

De acuerdo con Krauze, Cosío Villegas presentaba la mejor tradición que venía de Vasconcelos, él logró bajar a la tierra el proyecto idealista cultural latinoamericano de Vasconcelos. Lo que este hombre hizo fue bajar la rosa cósmica a la realidad y convertirla en el Fondo de Cultura Económica, porque el Fondo fue, y lo sigue siendo, la casa de la cultura y de los libros en habla hispana, no solamente de América Latina, sino también de España .

Krauze también destacó que Editorial Siglo XXI hizo para la cultura latinoamericana de izquierda y en general un seguimiento puntual y pleno de lo que había hecho Cosío Villegas.

También mencionó a Joaquín Díez Canedo, Jaime García Terrés, Beatriz de Moura (de Tusquets), a Verónica Flores y a Octavio Paz.

Nos hace falta la biografía de Octavio Paz como editor, algo de eso hemos tocado quienes nos hemos ocupado de su vida y de su obra, pero él era un editor por razones de vocaciones profundas , refirió.

Al encuentro también asistió Rafael Tovar y de Teresa, presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, quien dijo que la Caniem ha estado presente en los distintos momentos del libro mexicano, de la creatividad literaria, de los libros estudiantiles y académicos, de tal manera que es un motivo de fiesta para todos, por la calidad de los miembros que pertenecen a ella y, sobre todo, por la presencia de cada una las editoriales que lo conforman, las cuales han jugado un papel importante en la vida cultural y educativa de México .