El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) cuenta con obras de arte que podrían alcanzar 3,000 millones de pesos y detrás de ellas existe una historia de traición, misterio y ambición.

Elba Esther Gordillo, exlíderesa de los maestros, compró al expresidente Luis Echeverría cinco de los 21 paneles que pintó Diego Rivera en The New York Workers School, en 1933 y las piezas tienen un valor incalculable, pues varios de los paneles fueron carcomidos por un incendio hace años.

Los nombres de las piezas que tiene el SNTE son: “Guerra Mundial”, “La nueva libertad”, “Industria moderna”, “Mussolini” y “Defensa de la tierra de los trabajadores” que a partir de hoy, el público podrá admirar.

Pero vayamos por parte, estas obras estuvieron embodegadas hasta que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación las recuperó. Aseguran que estas piezas y otras más fueron las que la Procuraduría General de la República decomisó a Elba Esther Gordillo en el 2013.

“Nos tardamos mucho en recuperarlas porque tuvimos que demostrar fehacientemente con los certificados de propiedad. Del mismo modo se informó que, al inicio del siguiente año escolar, las obras serán exhibidas al público en una magna exposición. Cabe señalar que de las 17 piezas recuperadas, ocho son de Diego Rivera; seis de Pelegrín Clavé; una de Francisco Toledo; una de Pedro Coronel, y otra de Gabriel Orozco”, señaló la dirigencia en un comunicado fechado el 29 de junio del 2018,

Sin embargo, los abogados de la maestra señalaron en un comunicado que ellos buscaron entregar a la SNTE las obras pero no fueron recibidas.

“La maestra lo puso a su disposición y fue la maestra quien lo adquirió en beneficio de los trabajadores de la educación”, dijo Marco Antonio del Toro, abogado de la exdirigente Elba Esther Gordillo.

Pero ¿cómo adquirió la maestra las obras? La versión es que se las compró al expresidente Luis Echeverría, esto lo dio a conocer la crítica de arte Raquel Tibol hace varios años, pero el precio no se ha hecho público.

La idea de Elba Esther era que la colección fuera parte de un proyecto que tenía bajo el nombre de la Ciudad de la Innovación pero no ocurrió. Llama la atención que el arquitecto Enrique Norten habló de seis paneles de Diego Rivera, y sólo se presentan cinco. Pero a lo largo de los años hay muchas versiones alrededor de la colección del SNTE.

La historia que relata Paul Achar Zavala, comisario legal de Custodia y Protección Museológica, sobre la obra de Rivera es que “sobrevivieron al incendio de una bodega porque estaban en otro lado afortunadamente”.

Uno estaba en Suecia, otros dos en una colección particular y cinco estuvieron por años en la casa de Luis Echeverría y, anteriormente, las obras se presentaron al público en el Palacio de Bellas Artes en el 2007 y después las adquirió el sindicato en una transacción poco clara.

Finalmente, hoy abre la exposición en el Centro Cultural del México Contemporáneo con 17 obras de arte de alto valor en el mercado con nombres como Francisco Toledo, Gabriel Orozco, Pedro Coronel y Diego Rivera.

“Es un privilegio tener aquí obras de Diego Rivera, de Toledo, de grandes pintores que le han dado lustre y prestigio al nombre de México en el mundo del arte internacional”, indicó el secretario general del sindicato, Alfonso Cepeda Salas.

“Aparte de ser un patrimonio muy importante para los maestros, para las maestras de México y para los trabajadores de la educación en general, es también un patrimonio de México (...) nos enorgullece a todos. Educar es un arte y el arte es la sublimación del alma hecha presente en la música, en la pintura, en la danza”, agregó.

Por su parte, Paul Achar Zavala explicó: “Son obras con un valor incalculable, no sé cuanto puedan costar pues tienen un gran valor histórico y es una gran noticia que ahora se puedan admirar por los mexicanos”.

La exposición será permanente en el Centro Cultural del México Contemporáneo y la entrada es gratuita pero se debe agendar una cita al teléfono 5529-1567.

vgutierrez@eleconomista.com.mx