Cancún, QR. La zona arqueológica de Ichkabal, llamada por algunos el Egipto de Mesoamérica, es la gran apuesta del gobierno de Quintana Roo para detonar turísticamente el sur del estado, pues se trata de uno de los atractivos conocidos como de Jerarquía 1, dijo Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo estatal.

Ello debido a que los atractivos en esta jerarquía, explicó, son capaces de generar por sí solos un gran movimiento de viajeros en torno a la zona en la que se encuentren.

Podríamos estar hablando de una de las principales ciudades mayas del periodo preclásico, muy diferente de lo que ya se conoce a partir de ?Chichén Itzá, que corresponde a un periodo histórico posterior , añadió.

La funcionaria detalló que la propuesta para desarrollar este nuevo producto turístico en el sur del estado, a 90 kilómetros de la laguna de Bacalar, implica desde la apertura de caminos, paradores turísticos y señalética, hasta estrategias de promoción que permitan dar valor turístico a este gran patrimonio arqueológico estatal.

Ichkabal se caracteriza por la monumentalidad de sus basamentos, de más de 40 metros de altura y 200 metros de base, lo cual significa que son incluso cuatro veces más grandes que los vestigios arquitectónicos de Chichén Itzá, según las dimensiones aproximadas dadas a conocer por el INAH, informó.

Corredor arqueológico

En realidad, Ichkabal formará parte de un gran corredor arqueológico que abarcará desde Tulum, pasando por Dzibanché, Kinichná y Kohunlich, hasta llegar a Calakmul en la zona limítrofe entre Quintana Roo y ?Campeche, con el cual se buscará generar turismo de excursión, que pueda producir derrama turística para la economía local, pero que a mediano plazo genere mayores tiempos de estadía del turismo que llega a la zona norte, pero que se vea atraída por el gran circuito de vestigios prehispánicos , adelantó la funcionaria.

Recordó que de manera paralela se trabaja en mejorar la conectividad aérea del aeropuerto internacional de Chetumal con rutas regionales que conecten las principales ciudades de la península Yucatán, por lo que Ichkabal y, en términos generales el sur del estado, podría verse beneficiado de esta nueva dinámica que se pretende impulsar.

Importancia arqueológica

Adriana Velázquez Morlet, delegada del centro INAH en Quintana Roo, explicó que los avances en la investigación del sitio corrieron a cargo del ya fallecido arqueólogo Enrique Nalda,?cuyos aportes siguen teniendo vigencia.

Los trabajos han sido retomados actualmente por la arqueóloga Sandra Balanzario, quien ha podido corroborar que la mayor parte de la arquitectura monumental de Ichkabal fue construida durante los períodos Preclásico medio y tardío (350–50 a.C.).

No obstante, la delegada del centro del INAH en la entidad comentó que es muy probable que haya ocupaciones más antiguas aún por descubrir. Sin embargo, es ya uno de los sitios más monumentales del sur de Quintana Roo, pues cuenta con estructuras excepcionalmente masivas, hasta de 46 metros de altura, lo que permite asegurar que se trata de uno de los grandes centros políticos de la región desde épocas muy tempranas .

Cabe mencionar que la zona en estudio cuenta con más de 30 kilómetros cuadrados de extensión y está conformada por seis grupos arquitectónicos, cuatro aguadas y tres enormes basamentos.

Sin fecha de apertura

Velázquez Morlette adelantó que en este momento es difícil hablar de una fecha de apertura, pues el INAH debe realizar una gran cantidad de trabajo arqueológico, incluyendo la exploración y puesta en valor de los edificios en los que han estado trabajando, además de la necesidad de construir un camino de acceso pavimentado.

Los terrenos en los que se encuentra el sitio corresponden al ejido de Bacalar, con quienes ya tenemos un acuerdo preliminar para avanzar la expropiación de 100 hectáreas, ya que para abrir el sitio a la visita es requisito indispensable que el predio sea de propiedad federal , puntualizó.

Por último, informó que con el apoyo del Gobierno de Quintana Roo y de la Secretaría de Turismo se están gestionando fondos que, de concretarse, permitirán realizar un avance importante en la intervención del sitio el próximo año, aunque ello no garantiza su apertura al público en el 2017.

[email protected]