Alguna vez, haciendo recuento de su plena experiencia vital, el periodista y ensayista estadounidense HL Mencken dijo que de toda su malgastada vida , lo más divertido sin duda había sido reportar las noticias. Es, de verdad, la vida de los reyes , escribió.

Imagino al fotoperiodista Héctor García (México DF, 1923-2012) firmando algo parecido: la vida de los reyes, ésa de estar en lugar de los hechos a tiempo, con una cámara y con el instinto de saber cuándo apretar el botón.

La vida de los reyes es porque es difícil imaginar algo más emocionante que estar en la línea frontal de los hechos. Nadie se lo contó, su misión es contárselo a los otros. Una posición peligrosa pero llena de poder y de belleza. Lo primero es la noticia , dijo García, de ahí, el arte; porque hace falta el mejor encuadre: eso es el arte .

El Fotógrafo de la ciudad, título que le dio Carlos Monsiváis a García, recibe un homenaje póstumo en el Museo de Arte Moderno con la retrospectiva Visualidades inesperadas.

PERSONAJE INDISPENSABLE DEL PERIODISMO MEXICANO

Apenas muerto en junio de este año, García es un personaje indispensable del periodismo mexicano. Sus fotos son, para muchos, la cara de hechos tan importantes de nuestro siglo XX como el mitin del 2 de octubre del 68 en Tlatelolco. García cubrió todo el desarrollo del movimiento estudiantil de ese año, por ese trabajo ganó el Premio Nacional de Periodismo.

Visualidades inesperadas llega al final de este año, pero esta reseñista no duda en nombrarla como una de las mejores tres exposiciones del 2012. No sólo porque es apenas justo que se recuerde a la obra de Héctor García en un museo, sino porque la lectura curatorial de la exposición va más allá del simple recuento de imágenes periodísticas.

En el recorrido, dividido en cinco núcleos temáticos, se puede apreciar que García no sólo era un fotógrafo oportuno, virtud esencial para un reportero, sino que era un artesano cuidadoso, con una técnica rica, estudiada. No es casualidad que alguien tan perfeccionista y tiránico como Luis Buñuel lo escogiera para hacer los stills (fotografías fijas que se hacen durante una filmación) de varias de sus películas. Esas imágenes, por cierto, están incluidas en la exposición.

Además, García fue maestro de fotografía en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos. Esa experiencia se nota también en lo narrativo de sus fotografías. En la sección Fragilidad de lo político, el fotógrafo sigue la campaña presidencial de Luis Echeverría y luego, la de José López Portillo. Los paralelismos en las placas parecen planeadas de antemano, como si los personajes hubieran posado una vez y luego otra seis años después.

Son cerca de 100 imágenes las que conforman Visualidades inesperadas. Es breve. Al final, uno se encuentra con varias cámara fotográficas que acompañaron a García durante su larguísima carrera. Objetos bellos, dignos de la vida de los reyes.

  • Visualidades inesperadas
  • Museo de Arte Moderno
  • Dirección: Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec
  • Abierto: Martes a domingo de 10 am a 5 pm
  • Entrada: $25

[email protected]