Aún no existe la certeza sobre cuándo y en qué condiciones se regresará al siguiente ciclo escolar en México, sin embargo, los colegios ya comienzan a planear nuevas estrategias para dar continuidad y evitar que se interrumpa el proceso de aprendizaje.

Desde hace más de 10 años, universidades de varias de partes del mundo comenzaron a adoptar nuevas formas de enseñanza, lo que dio como nacimiento al modelo híbrido en la educación en donde se combina a la educación tradicional, es decir la presencial, con las clases en línea, creando modelos educativos flexibles y acordes a los nuevos tiempos, lo que ahora cobra más relevancia, a consecuencia del distanciamiento social.

El Blended Learning, conocido también como aprendizaje híbrido, semipresencial o combinado, es un modelo de instrucción que entrelaza elementos de la clase presencial y el aprendizaje en línea.

Sin embargo, esta propuesta va más allá de simplemente usar nuevas tecnologías en la educación, significa aprovechar las posibilidades que ha abierto el acceso al Internet para darle a cada alumno una experiencia más personalizada y de acuerdo con sus necesidades.

“La pandemia aceleró los procesos de educación virtual universitaria, el confinamiento está provocando un cambio en las Instituciones de Educación Superior (IES) por la forma en cómo se están concibiendo los sistemas de enseñanza presencial y virtual, se está borrando la idea de que la educación en línea iba por un carril y la educación presencial iba por otro, ahora se están conjuntando para generar un modelo hibrido”, explicó Raúl López Parra, maestro en Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México.

“Cuando termine el confinamiento por la pandemia, el regreso a la nueva normalidad con distanciamiento social supondría un redescubrimiento de las herramientas digitales para incorporarlas al sistema presencial tanto en escuelas públicas como privadas”, dijo.

Durante el webinar “La educación híbrida como estrategia para la nueva normalidad”, organizado por la Universidad Intercontinental, el experto explicó que a la educación hibrida debemos entenderla como lo siguiente: combinar herramientas y recursos didácticos de la modalidad presencial y virtual, lo que le da la libertad a los estudiantes para que decidan cuándo y dónde estudiar, pues las clases pueden ser a distancia, presenciales o mixtas, y los planes de estudio se deben estructurar considerando ambos esquemas.

“La educación hibrida no se trata de poner a la tecnología en el centro de la atención de los estudiantes, al contrario, la atención se debe concentrar en los estudiantes con el apoyo de la tecnología. No podemos caer en un error muy común de imponer una plataforma ya que, si los alumnos no tienen la habilidad de usar esa plataforma entonces en lugar de que la plataforma se adapte al alumno, hacemos que el alumno se adapte a la plataforma, lo que es incorrecto ya que se genera estrés y no hay aprovechamiento, porque el no saber usar la tecnología también genera estrés y no se logra principal objetivo que es el aprendizaje”.

El también coordinador de Comunicación y Vinculación de la sede de la UNAM en China indicó que para desarrollar un modelo híbrido se requiere de un plan curricular donde se ponga el mismo énfasis tanto en las clases presenciales como en las virtuales.

Está tendencia educativa ha estado gestándose desde la década de los 90, principalmente en Estados Unidos en la educación básica, pero dado el contexto actual, han crecido la relevancia del uso las herramientas tecnológicas y adaptar las ideas al contexto universitario sin hacer a un lado la interacción dentro de un salón de clases.

[email protected]

rrg