Londres.-El anuncio de la suspensión de pagos de la mítica "La voz de su amo" (HMV) hace temer la desaparición de la última cadena de tiendas de discos en el Reino Unido frente a la competencia implacable de internet, así como la supresión de 4.000 empleos.

La consultora Deloitte asumirá la gestión del grupo que es el último gran distribuidor británico del sector, con la esperanza de encontrar un comprador.

"El consejo de administración lamenta anunciar que no pudo alcanzar una posición en la que pueda seguir comerciando sin una protección de insolvencia", señaló en un comunicado publicado a última hora del lunes.

Esta protección permite a una empresa con dificultades recibir ayuda de un experto financiero independiente para seguir siendo operativa.

Según HMV, el consejo de administración encargó a los nuevos administradores continuar con la actividad comercial mientras buscan un comprador. La acción de HMV está suspendida en la bolsa de Londres.

Su consejero delegado, Trevor Moore, se declaró "convencido de poder encontrar una salida positiva" y aseguró que "el grupo haría todo lo posible, conjuntamente con Deloitte, para salvar empleos donde sea posible.

HMV

Moore fue anteriormente director general de la cadena de tiendas de fotografía Jessops, que la semana pasada anunció su cierre y la supresión de más de 1.300 puestos de trabajo.

Fundada hace 92 años, His Master's Voice (La voz de su amo), conocida ahora como HMV, tiene una plantilla de 4,350 personas, pero como otros grupos del ramo como el francés Fnac y el franco-británico Virgin, es víctima del hundimiento de los mercados físicos del disco y del DVD, y padece la competencia de la distribución online y de las descargas digitales.

A pesar de varios intentos para a seducir a las nuevas generaciones, HMV realiza todavía la mayoría de sus ventas gracias a los discos de audio y de vídeo, formatos casi obsoletos en la era digital y de los gigantes Amazon y iTunes.

En el Reino Unido, la crisis acabó con 700 tiendas de discos independientes en una década.

"Su problema es que los productos de su negocio principal están desapareciendo", explicó Kate Calvert, analista de Seymour Pierce. Para ella, no habrá venta, "sino ya se habría hecho", debido al escaso valor de la empresa en bolsa (unos 6 millones de euros, 8 millones de dólares).

"En la era digital, cuando el 73.4% de la música y de las películas se compran por internet, el modelo de HMV se ha vuelto cada vez menos pertinente y viable", confirmó Neil Saunders, de la consultora Conlumino.

Para Andy Heath, presidente de la asociación de sellos discográficos UK Music, HMV no supo adaptarse y "funcionó en lo que es probablemente una estructura un poco arcaica".

El grupo anunció el 13 de diciembre que corría el riesgo de declararse en suspensión de pagos.

Además de haber acumulado deudas monumentales, sus ventas cayeron 13.5% en diciembre, lo que provocó el hundimiento de su cotización bursátil.

HMV comenzó el sábado unas rebajas monstruo para activar las ventas, pero esta iniciativa no bastó para impedir la suspensión de pagos.

La primera tienda HMV abrió en Londres en 1921. Pertenecía a la Gramophone Company, que la dotó de su logo legendario, el perro que escucha un gramófono.

La empresa entró en la historia de la música en 1962, cuando los Beatles firmaron con EMI, compañía discográfica de su propiedad hasta 1996.

Sus problemas ilustran también las dificultades que tienen numerosas cadenas en el Reino Unido, enfrentadas a la competencia de internet y a un contexto económico difícil debido al severo plan de ajuste gubernamental.