Alrededor de 400 personas han perdido la vida en varios países de Europa a consecuencia de las inusuales temperaturas provocadas por el frente frío siberiano, fenómeno que no se observaba desde hace 50 años. VER NOTA