“En un estudio que se hizo en diversas universidades americanas, se encontró que las mujeres que sabían defensa personal tenían menos probabilidad de recibir un ataque. Saber de defensa personal te da conciencia del entorno y de peligro, te da una manera de moverse con confianza y de seguridad”, comenta Juan Pablo de Tavira quien lanzó un programa de clínicas gratuitas de autodefensa para mujeres y clínicas antibullying para niños.

Juan Pablo de Tavira es fundador de la academia de artes marciales Okami Fighter Brotherhood & Sisterhood, un proyecto que busca el bienestar de las personas: “Buscamos a la persona como centro más que el capital. Desde ahí parte nuestra ideología. No sólo un bienestar para los socios, sino que proponga algo a la sociedad”.

“Un servicio de defensa personal que responde a las necesidades que viven las mujeres hoy en día dada la grave problemática de violencia. Okami busca aportar confianza y seguridad a las mujeres a través de este programa sin ánimo de lucro. Y también hacia los niños dado el entendido del grave y difícil problema del bullying que pueden sufrir los niños en las escuelas”, nos dice De Tavira.

Las clínicas giran en torno al Jiu Jitsu, una técnica que De Tavira cree que es más efectiva en cuanto a defensa personal se refiere: “80 % de las peleas de la calle terminan en el piso, el piso es nuestra agua... hay que tirar al león al agua y ahí no tiene que hacer nada contra el tiburón. Estamos creando tiburones”.

Por supuesto, las herramientas que se enseñan en las clínicas son más “pasivas”, es decir, no están hechas para el ataque. Pero no sólo eso, las clínicas, tanto para mujeres como para niños tiene mucho que ver con la conciencia sobre por qué existen los agresores o los bullies, sobre conciencia del espacio y del entorno y sobre la construcción de confianza.

Juan Pablo de Tavira concluyó con lo siguiente: “Nosotros hemos aportado la idea de que la clínica para mujeres debe ser dada por mujeres para entender su situación y tener mas cosas en común. Se genera un entorno de confianza y de entendimiento, y aunque sea uno cinta negra no es que podamos entender la problemática, así que estamos propiciando este espacio como facilitadores: defensa personal de mujeres para mujeres”.

Si bien la técnica principal de la academia es el Jiu Jitsu brasileño, también se practican diferentes disciplinas como Artes Marciales Mixtas y Box. Okami es la palabra japonesa para “lobo”, uno de los animales más cooperativos y comunitarios que existen, pero también significa “gran espíritu” y los miembros de la academia creen que esto, más los tres principios esenciales de la marca: respeto mutuo, cuidado la tierra y amor a los animales, engloban bien los valores que dirigen este emprendimiento.

@faustoponce