¿Qué tanto nos puede transformar una crisis como la que nos aqueja, como para ser capaces de enfrentarla con los recursos de la inteligencia, del pensamiento crítico, la ciencia y la imaginación del arte?

Hay esencialmente dos posturas, explica el periodista y divulgador de la ciencia y la cultura José Gordon: “los que dicen que no tendremos remedio y seguiremos igual que siempre, sin poder enfrentar las crisis que vivimos, y los que dicen que tendremos también la posibilidad de integrar aprendizajes que serán trascendentales”.

Para el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica, la postura es facilitar la información, las reflexiones y a los protagonistas de los avances científicos que están rayando los umbrales de lo inédito, cuyos nuevos descubrimientos permiten blandir la ciencia y el conocimiento contra lo desconocido.

“Fronteras de la medicina”, ese será el lema de la edición 2021 de El Aleph. Festival de Arte y Ciencia, coordinado por Cultura UNAM, curado por Gordon y enriquecido por distintas áreas de las ciencias exactas en la máxima casa de estudios, que tomará la virtualidad del 20 al 30 de mayo.

Por ejemplo, el biólogo israelí Aaron Ciechanover (Premio Nobel de Química 2004) reflexionará sobre los dilemas éticos del acceso social a los avances científicos. El doctor en ingeniería Moshe Shoham indagará sobre los horizontes de la robótica en la elaboración de prótesis precisas y las microcirugías. La neurocientífica española Sonia Villapol brindará detalles sobre los estudios en marcha acerca de los más de 50 efectos en el cerebro por el virus SARS-CoV-2. La bioartista británica Charlotte Jarvis está experimentando con la producción de esperma sin la necesidad de un donante, es decir un esperma femenino ¿Es esto posible? Basta con conocer la carpeta de una artista que ha producido su propio tumor y ha hecho latir un corazón fuera del cuerpo.

“También hablaremos de cómo el arte y la cultura son fundamentales para aliviar el dolor. Vamos a examinar con el novelista Juan José Millás cómo las novelas pueden ser una especie de prótesis simbólicas que nos ayudan a repararnos. El novelista David Grossman nos va a hablar de la escritura y la lectura para enfrentar el dolor”, añadió Gordon.

Son apenas unas cuantas de las más de 130 actividades divididas en cuatro ejes temáticos: Salud mental en el siglo XXI, Investigaciones de vanguardia en la fisiología, Salud colectiva y La ciencia y el arte de la medicina.

No tan rápido con la ”etapa poscovid”

La neurocientífica Sonia Villapol, integrante del equipo de Investigación Internacional de la Covid-19, COV-irt, quien además tomó parte de la presentación del festival, anticipó: “se habla mucho de la etapa poscovid, pero creo que vamos a tener covid para largo. Los estudios que hacemos con las personas que superan la enfermedad nos indican que hay secuelas y la gente vuelve al hospital. No podemos estimar cuánto va a durar esto. Probablemente sean años de atender a los pacientes que superaron la enfermedad pero tienen estas secuelas. Hay que empezar a estudiar para encontrar tratamientos en los próximos tres, cuatro, cinco años o más. La pandemia fue un azote impresionante a nivel mundial y va a continuar”.

Después del 24 de mayo

UNAM se alista para reactivación cultural presencial

En el contexto del anuncio del festival El Aleph, el coordinador de Difusión Cultural de la UNAM, Jorge Volpi, confirmó que el presupuesto de la coordinación se mantiene idéntico al del año anterior, de 50 millones de pesos para operatividad y 30 millones más para proyectos específicos. “En esta ocasión, toda la primera parte del año las actividades son esencialmente a distancia y en línea. En cambio, para la segunda parte del año estamos vislumbrando un regreso cuidadoso, escalonado, de las distintas actividades culturales híbridas y presenciales. El presupuesto será dirigido a ellas y, en particular, al programa México 500, que tendrá cada vez más actividades”.

Precisó que de común acuerdo con el Sindicato de Trabajadores de la UNAM, se ha establecido que a partir del 24 de mayo habrá luz verde para el reinicio de algunas actividades presenciales, pero será hasta entonces cuando se presente un plan de reactivación cultural presencial paulatina en la máxima casa de estudios.

ricardo.quiroga@eleconomista.mx