El actor británico David Kelly, afamado por haber dado vida al "abuelo" dentro del filme de Tim Burton, "Charlie y la fábrica de chocolates", murió en Dublín a los 82 años.

De acuerdo con la información de la cadena televisiva BBC, el deceso del artista, ocurrido este domingo, se debió a una breve enfermedad.

Nacido el 11 de julio de 1929 en Dublín, Irlanda, empezó su carrera artística en el teatro con obras de William Shakespeare y Samuel Beckett, desde donde dio el salto al cine y la televisión, medio en el que participó en series cómicas como "Fawlty Towers" o "Waking Ned".

"Era un hombre muy gracioso. El tenía una visión de la vida que se ha sesgado un poco y te hacía reír todo el tiempo", dijo su amigo, el también actor Niall Tóibín a la radio RTE.

Tóibín, quien vivía con él en Londres durante los últimos seis meses, dijo que siempre le recuerda con una sonrisa.

Kelly siguió con su trabajo hasta el año pasado. Estaba casado con la actriz Laura Morton y tuvo dos hijos. La fama en la gran pantalla le llegó de la mano del director Tim Burton, quien le ofreció el papel de "Joe", el abuelo materno de "Charlie", en "Charlie y la fábrica de chocolate".

También participó en la producción angloespañola "La caja Kovak", del director de "Celda 211", Daniel Monzón, en la que Kelly interpretó a "Frank Kovak", uno de los personajes principales. Su última aparición en una película fue en el filme de fantasía británico 'Stardust', en 2007.

Kelly recibió el premio honorífico de la Academia de cine irlandesa por su larga trayectoria, en la que alternó los papeles dramáticos con la comedia.

BVC