“La comunidad científica ha sufrido un golpe artero; sin embargo, esta va a seguir contribuyendo a la investigación y a la solución de los problemas, eso no va a minar el compromiso que tenemos, pero sí afecta la credibilidad y eso no le ayuda a nadie, ni al propio gobierno”, asegura la doctora Gabriela Dutrénit Bielous,  economista, investigadora, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Ex coordinadora del Foro Consultivo Científico y Tecnológico AC, coacusada por la Fiscalía General de la República (FGR), junto con otros 30 académicos, por supuestas operaciones ilícitas, peculado y delincuencia organizada, y para quien pide también orden de aprehensión; al respecto platicó con El Economista.

Personalmente, Dutrénit asegura sentirse agredida: “Después de haberme dedicado tantos años a la formación de recursos humanos y la investigación sobre problemas de México, de pronto llegan y hablan de tu falta de probidad; es una cosa espantosa, lo que ayuda es que del lado de la comunidad hemos recibido mucho apoyo, eso nos fortalece y nos sentimos cobijados”.

Sin embargo, asegura que este caso cuenta con grandes irregularidades, por ejemplo, en relación con la nueva demanda que fue anunciada por parte de la FGR con una reorganización de su propuesta, la doctora Dutrénit explica que hasta hoy no han sido informados oficialmente ni de la primera denuncia, tampoco la segunda, menos se ha tenido acceso a la carpeta, por lo tanto no saben las imputaciones reales.

“Todo eso es un atentado contra los derechos humanos mínimos para cualquier persona que está siendo culpada y analizada, para nosotros es muy confuso y en esos términos es muy difícil organizar una estrategia de defensa”. Agrega que de cualquier manera están asesorados por abogados penalistas, “lo que corresponde a alguien que está siendo imputado a esos niveles”. Hoy ya se hizo una solicitud formal para obtener la información, pero aún no hay respuesta. 

Concluye que después de estos hechos se esperaría un cambio “tengo confianza de que así como el poder judicial jugó su papel y se ha posicionado a través de diversas instancias, el gobierno escuche al Poder Judicial y analice todas estas acusaciones que salieron de Conacyt, porque ya se está dejando ver cómo la comunidad también está respondiendo”. Dijo que ha habido un apoyo total de las instituciones, “porque esto se ve como un ataque a la comunidad y esperamos que el presidente tome la decisión más correcta” (en relación a la permanencia de María Elena Álvarez Buylla al frente del Conacyt).

Actitud vengativa y autoritaria

Por su parte el doctor Rafael Bojalil, quien fuera director adjunto al inicio de la gestión del actual Consejo Nacional de Ciencia Tecnología (Conacyt), es tajante: “Lo que está sucediendo es de una actitud vengativa y autoritaria de parte de la directora general de Conacyt, Elena Álvarez-Buylla, que además está afectando cómo la sociedad nos ve a los científicos”.

Desde su punto de vista, las acusaciones que hoy tienen al gremio en la incertidumbre son falsas. “Eso es clarísimo, no entregar los recursos que por Ley le tocaban al Foro Consultivo fue una decisión personal, la directora de Conacyt decidió violar la Ley y tomar de enemigos a estas personas, el Foro se ampara y gana, pero ella se niega a entregar el recurso, por lo que entra en franco desacato de la orden de un juez”, en este sentido agrega que a quien debería estar persiguiendo la justicia es a ella.

El doctor Bojalil asegura que este organismo debería representar a los científicos e investigadores, pero ahora sólo representa al gobierno, ni siquiera al Estado. “Hablar del Conacyt de la 4T, ¿cuándo se había visto algo así? el Conacyt es del país, eso ha provocado una desvinculación de la comunidad académica y de la sociedad misma, porque además ha habido fracaso tras fracaso”.

En este sentido mencionó a la vacuna Patria, que fue anunciada para 2020 y aún no se tiene, los ventiladores que tampoco han funcionado como se esperaba. Por otro lado han caído el número de becas, se dejó desamparados a estudiantes en el extranjero, el número de proyectos financiados es menor y se eliminaron los fideicomisos, “que no sólo se entregaron sin chistar, sino que la directora los ofreció, eso nos indica que efectivamente es el Conacyt de la 4T, de un movimiento”. 

Al haber tenido la experiencia de trabajar en un inicio con la actual administración, el doctor Bojalil asegura que siempre hay materia para ajustar, pero lo que no se puede hacer es llegar y correr a todos los especialistas, “nos quedamos sin expertos y se corrió a todo mundo. Con gente nueva que no sabía del tema era empezar de cero. Por supuesto que tocas fondo porque no hay manera de sacar adelante el trabajo, es una completa falacia decir ‘el Conacyt de Peña era corrupto y todos fuera’, no hay manera de trabajar así. Había cosas qué mejorar y readministrar, planificar distinto, pero tampoco habíamos llegado a un Conacyt desastroso, se trabajaba”.

Ceder control total a Conacyt pone en peligro la autonomía

El investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM-Xochimilco advierte grandes peligros con la propuesta de este Conacyt, que es controlarlo todo. Dijo que a través de todas las modificaciones que se pretenden en la nueva Ley de CTI, se busca que la inversión gubernamental en la materia la maneje el Conacyt, “hoy maneja el 30% pero quiere el 100%”, esto implicaría quitarle a los estados y otras secretarías el financiamiento. “Si la ley se aprueba como quiere Conacyt, decidiría los proyectos de las universidades solo si empatan con la agenda de Estado, esto sería un golpe directo a la autonomía universitaria.

Dijo que tan grave como eso es la persecución que están sufriendo los investigadores. “El presidente asegura que los científicos no hacemos nada más que viajar, ir a congresos y comer en restaurantes elegantes, pero ¿por qué lo dice, él lo sabe?, se lo dice la directora de Conacyt, sabemos que ella es la única persona que él escucha en temas de ciencia. Esta es otra afectación gravísima a la actividad, cuando sabemos que los países que más invierten en ciencia son los más avanzados del planeta”. 

Álvarez-Buylla ‘debe renunciar’

Rafael Bojalil sostiene que frente a los científicos lo que le queda a la actual directora de Conacyt es renunciar. “Esto ya es la gota que derramó el vaso, porque un país que no tiene confianza en sus científicos está condenado al fracaso”. María Elena Álvarez Buylla es la responsable de golpear a la ciencia de esa manera y tiene que asumirlo, dice Bojalil.  

"¿Qué cuentas le puede dar María Elena Álvarez-Buylla al presidente si ha sido un fracaso todo, lo único que le queda es engañar al presidente y decir ‘estamos combatiendo la corrupción de Conacyt y por eso perseguimos a estas 31 personas’. Esto para salvar su propio nombramiento, porque además ya está en desacato”.

Con esta persecución se deja en una situación muy precaria a los científicos. Si ya se habían cometido muchos errores en el sentido de no acercarnos a la sociedad, va a ser muy difícil reparar esto y que la sociedad confíe en nosotros, el daño es muy profundo pero eso nos deja mucho trabajo por hacer y aumentar la divulgación científica, que se entienda el impacto de la investigación y mejorar la cultura científica del país. Podemos tratar de darle la vuelta con este caso tan grave, es una gran lección, estamos lejos de la sociedad y no porque no se haga nada sino porque no se da a conocer lo que se hace, que es muchísimo”, concluye Bojalil.

María Elena Álvarez Buylla es la responsable de golpear a la ciencia de esa manera y tiene que asumirlo, dice el doctor Rafael Bojalil.  

Con esta persecución se deja en una situación muy precaria a los científicos. Si ya se habían cometido muchos errores en el sentido de no acercarnos a la sociedad, va a ser muy difícil reparar esto y que la sociedad confíe en nosotros, el daño es muy profundo pero eso nos deja una gran responsabilidad, mucho trabajo por hacer y aumentar la divulgación científica, que se entienda el impacto de la investigación y mejorar la cultura científica del país. Podemos tratar de darle la vuelta con este caso tan grave, es una gran lección, estamos lejos de la sociedad y no porque no se haga nada sino porque no se da a conocer lo que se hace, que es muchísimo”, concluye.

Al reclamo se han sumado: la Academia de Ingeniería de México, la Academia Mexicana de Ciencias, la Academia Nacional de Medicina, la Academia Mexicana de la Lengua, la Academia de Ciencias de Morelos y la Red ProCienciaMX

¿Quién es?

La doctora Gabriela Dutrénit Bielous realizó estudios de Pregrado en Economía en la Universidad de La Habana (Cuba) y obtuvo la maestría en Economía en la UNAM en 1986. En ese año ingreso al Departamento de Producción Económica de la Unidad Xochimilco de la UAM. Es doctora en Economía de la Innovación en el Science Policy Research Unit de la Universidad de Sussex, Inglaterra. Desde 2015 es Profesora Distinguida de la Universidad Autónoma Metropolitana.

nelly.toche@eleconomista.mx