El pasado 5 de mayo al menos 15 niños y adolescentes en Nueva York manifestaron un síndrome inflamatorio grave conocido como enfermedad de Kawasaki, esta cifra en pocos días se multiplicó y ahora se reportan más de 100 casos, pero no solo eso, las pruebas a dichos menores parecían decir algo más y relacionarlo con el nuevo coronavirus. De los primeros casos, el alcalde Bill de Blasio detalló que cuatro dieron positivo al test de la enfermedad Covid-19 y seis ya tenían los anticuerpos que muestran que la tuvieron.

Esta actividad inusual de la enfermedad encendió las alertas, pues a finales de abril el Servicio Nacional de Salud británico (NHS) ya había alertado de esta enfermedad, otros casos similares se dieron en España, Francia y Bélgica.

El 13 de mayo la revista médica The Lancet documentó haber encontrado en Bérgamo, epicentro italiano de la epidemia de SARS-CoV-2, una incidencia en el último mes 30 veces mayor de enfermedad similar a Kawasaki.

Los niños diagnosticados después de que comenzó la epidemia de SARS-CoV2 una vez más mostraron evidencia de respuesta inmune al virus, tenían una tasa más alta de compromiso cardíaco y características de síndrome de activación de macrófagos.

Por lo anterior, el artículo asoció la epidemia con una alta incidencia de una forma grave de enfermedad de Kawasaki. Y fue más allá, concluyó que se podía esperar un brote similar en países involucrados con la nueva enfermedad por SARS. CoV2.

Dos semanas después de que se reportaran los primeros casos en algunos países, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la comunidad científica ha volteado a tratar de comprender las causas.

El viernes 15 de mayo, la OMS anunció que se estudia este posible vínculo y pidió una colaboración mundial para entender mejor este síndrome infantil. En un informe del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) se calificó a esta nueva enfermedad como un "síndrome inflamatorio multisistémico", esto es, que puede afectar a todos los órganos, "temporalmente asociado con una infección con el SARS-CoV-2". Aunque la asociación no se ha establecido hasta ahora, no se descarta esta línea de investigación.

Enfermedad de Kawasaki y COVID-19, ¿en qué punto se relacionan?

Recordemos que, en los niños, la afectación respiratoria por Covid-19 parece tener un curso más benigno, con casi ninguna fatalidad reportada en este grupo de edad. No obstante, el tracto respiratorio parece no ser el único sistema susceptible a la infección por SARS-CoV-2.

Por otro lado, en la fase aguda de la enfermedad de Kawasaki, los pacientes pueden tener inestabilidad hemodinámica, una condición conocida como síndrome de shock. Otros pacientes con esta enfermedad podrían cumplir los criterios del síndrome de activación de macrófagos (un cuadro de carácter severo y potencialmente letal que se da como complicación en el contexto de diferentes enfermedades).

Aunque la causa de la enfermedad de Kawasaki sigue siendo desconocida, la evidencia anterior sugiere que un agente infeccioso desencadena una cascada que causa la enfermedad. A la par, todavía estamos aprendiendo a diario cómo se comporta la Covid-19 y distintos factores asociados.

Lo que sabemos de la enfermedad investigada:

En Europa se detectaron unos 230 casos sospechosos de esta nueva enfermedad, según el ECDC.

Entre los síntomas, destaca una fiebre alta, dolores abdominales, problemas digestivos, erupción cutánea, conjuntivitis, une lengua enrojecida e hinchada con aspecto de frambuesa y, por último, problemas cardíacos. Consistentes con el síndrome del shock tóxico.

La enfermedad de Kawasaki afecta sobre todo a los más pequeños con una inflamación de los vasos sanguíneos. Pero en los casos sospechosos que están relacionados con la Covid-19 los problemas cardíacos y el carácter inflamatorio son más marcados.

Este síndrome que se investiga puede afectar a niños mayores, mientras que la enfermedad de Kawasaki afecta esencialmente a los menores de 2 años.

No se ha reportado ningún caso en Asia, inclusive en China donde apareció el virus. Por otro lado, la enfermedad de Kawasaki afecta sobre todo a la población asiática.

 

rrg