Primero, David Bowie. Ya no diré más, tampoco los quiero aburrir, pero aún no lo supero.

Esta semana, se nos fue Lalo Tex, cantante de la muy divertida banda Tex Tex. ¡Qué pena! Se le extrañará al muñeco mayor.

Dale Griffin, baterista de Mott the Hoople, también paró los tenis. Esta banda cantaba la canción All the young dudes , composición de David Bowie. Cuando David generosamente se las dio (sin albur), Dale pensó que Bowie estaba loco. ¿Quién en su sano juicio iba a regalar esta joya de canción?

Insisto: aún no supero lo de Bowie.

Todas estas pérdidas son muy sentidas, pero me parece muy fuerte la muerte de Glenn Frey: guitarrista, cantante, actor y fundador de The Eagles junto con Don Henley.

Glenn nació en Detroit. Esta ciudad se dedicaba completamente a la fabricación de autos y todos estaban estigmatizados para trabajar en eso; Glenn tuvo la suerte de ver a The Beatles y se obsesionó con tocar la guitarra. ¿Qué sería del mundo sin The Beatles?

Me gusta The Eagles. Un día escuché al Cha! y a Iñaki de Moderatto hablando de ellos y me interesó la pasión que le metían a la charla. Llegando a mi casa los escuché con más detenimiento y me apasionaron.

Cabe mencionar que cuando uno está de venita para escuchar rock sureño, se puede volver adictivo. El country, el folk y el rock en un estilo de música es un combo infalible.

The Eagles comenzó como banda de acompañamiento de Linda Rosntadt en 1971. Don y Glenn se conocieron un poco antes. Durante los ensayos, el grupo se dio cuenta de la química que tenían. Sobre todo entre Don y Glenn, quienes ya habían comenzado a componer canciones a la limón.

Cuando sintieron que la banda estaba tomando personalidad, hablaron con Linda Ronstadt para pedirle su bendición . Linda les deseó buena suerte: el grupo comenzó su aventura.

Una de las primeras canciones que compusieron fue Take it easy que confeccionó Glenn con Jackson Browne cuando eran vecinos en un departamento de Los Ángeles. Glenn le dijo a Jackson que le urgían canciones para su nueva banda: The Eagles. Esto le ayudó mucho a Glenn, pues entendió el proceso de composición y algunos otros secretos. Al final de la sesión, Jackson tuvo problemas para terminar la letra y Glenn sacó inspiración para hacerlo.

Esta canción fue un éxito y, de hecho, es por lo que seguí explorando más la música de este bandón. Si ustedes quieren comprar algo de ellos: su disco de éxitos es genial y así apoyan a que siga siendo el recopilatorio más vendido en la historia.

Insisto, The Eagles no sólo es Hotel California , son mucho más.

Les dejo una lista de canciones que me gustaría recomendarles de Glenn como solista y con The Eagles:

El rocanrolote Out of control . Esta canción es como la llegada del viernes de un Godínez, pero en versión western. Nos cuenta la historia de un hombre que no ha ido a la ciudad en semanas y necesita los brazos de una mujer. La verdad, abro con esta canción porque tiene mucho ponch y es viernes, así que, si van a salir inspírense y vayan por unas morras, vatos o quimeras.

The Eagles era una banda que amaba el country, ¿quién no? Recomiendo Lyin’ eyes , canción escrita por Glenn; Don le ayudó a terminarla. La historia se desarrolla con una mujer que le pone el cuerno a su marido. Ella le dice que se va con una amiga, pero se va de canija.

Glenn, en su carrera de solista tenía grandes joyas, por ejemplo: You belong to the city . Esta canción fue usada para la serie Miami Vice, que a todo el mundo le gustaba. En honor a la verdad, a mí me da una inmensa flojera, no se me hacía cool, me quedaba dormido. La canción es genial; se trata de una persona que vive en una metrópoli llena de gente, pero aun así se siente solo. Ese tipo de temas de alienación me encantan.

Me parece increíble que Glenn, después de componer canciones como Hotel California , Heartache tonight o Wasted Time , cantara una canción como The heat is on . Esta canción, que define una época, no es su composición; lo invitaron a cantar la canción para la cinta Beverly Hills Cop protagonizada por Eddie Murphy.

The heat is on me pone de buenas y con este enero, que se está llevando a la mayoría de mis superhéroes, no nos queda más que honrarlos escuchando su legado.

Bien me lo decía mi abuelita: Enero, desviejadero .