Tuvieron que pasar más de 13 años para que Alejandro Bichir, padre de la dinastía Bichir, se subiera a un escenario y dirigiera una obra en la que sus hijos Bruno y Odiseo son protagonistas.

A partir del 25 de diciembre y hasta el 11 de enero los Bichir ofrecerán hasta dos funciones diarias de El último preso, obra escrita por el polaco Slawomir Mrozek, y que debido a los momentos de tensión en nuestro país toma mayor relevancia.

La última vez que se estrenó la obra de Mrozek fue hace 30 años y curiosamente Alejandro Bichir formó parte de ésta, aunque asegura que la nueva versión será más entretenida. A pesar de las adaptaciones que se hacen, las obras nunca serán iguales , aseguró el padre.

El último preso es una historia hipotética en la que un país con un sistema muy represor logra que la gente no levante la voz por las represalias y se quedan únicamente con un encarcelado. Pone el dedo en la llaga en temas trascendentes por lo que estamos viviendo en nuestro país , comenta Bruno.

El último preso se estrena este jueves 25 de diciembre en el Foro Shakespeare (Zamora 7, colonia Condesa) con dos funciones de jueves a domingo y única función de lunes a miércoles con un costo de 350 pesos. En preventa hay 30% de descuento.

El elenco lo completan Reynaldo Rossano, Hasiff Fadul y Sandra Covián.

diana.salado@eleconomista.mx