El cantante argentino Pedro Aznar, quien ha trabajado de cerca con cantantes como Fito Páez o Charlie García, asegura que la relación entre él y México se ha fortalecido en los últimos años y espera que se vuelva mucho más fuerte, estrecha e íntima.

En entrevista con El Economista, previo a sus presentaciones los días miércoles 4 y viernes 6 de noviembre en el Lunario del Auditorio Nacional, nos contó parte de lo que será su tercera visita a nuestro país y espera hacer un recorrido por parte de su discografía, pero también presentará parte del disco que ya está cocinando y que saldrá el próximo año. En éste incluye un tema ranchero, del cual la cantante mexicana Lila Downs opinó que es muy bueno.

Actualmente muchos músicos están dejando de firmar contratos con disqueras y prefieren el streaming, ¿crees que ése es el nuevo modelo de negocio?

Creo que es la modalidad que está tomando la industria de la música y cada vez será más. Es un cambio de paradigma y eso es inevitable e imparable; en ese sentido, es algo muy positivo porque de alguna forma democratiza el alcance de la música y la manera de disfrutarla. Creo que es importante que estemos atentos que no se repitan en lo digital los grandes monopolios de las disqueras; sería interesante que se mantenga como una cosa democrática, abierta y plural.

¿Qué verá el espectador en tu show en el Lunario?

Haré un recorrido por buena parte de mi discografía, pero también será una especie de homenaje a varios de mis artistas favoritos como Gustavo Cerati, Alberto Spinetta, Nicholas Rodney Nick Drake, Eduardo Mateo, Egberto Gismonti, entre otros.

También habrá estrenos de mi próximo disco, el cual continúa un poco con la tónica que sentó mi disco anterior titulado Ahora. Te cuento que tiene una gran potencia estilística, con una energía típica del mundo del rock.

Este disco amplía aun más la apuesta por la fusión del rock con las músicas de raíz latinoamericanas, ya que en este nuevo disco tendrá música como el bolero con el tango y hasta con la rancheras. Es mi primera vez que compongo la ranchera y quedé muy entusiasmado.

Además de músico, eres poeta. ¿Cómo se dio este proceso o descubrimiento?

Cronológicamente escribí mi primer poema a los seis años, mucho antes de escribir mi primera canción formalmente. Pero la música era una pasión, me fascinaban los discos y los tocadiscos y todo lo que tuviera que ver con lo musical. A pesar de que a los seis no tocaba un instrumento musical formalmente, sí me la pasaba cantando. Las dos cosas se dieron de manera paralela.

¿Qué te inspira para escribir tus canciones?

Todo lo que voy aprendiendo en la vida va dejando un sedimento y es ideal para la poesía y las canciones. Los grandes temas son los de siempre: el amor, la muerte, la justicia, traición, libertad, poder, la angustia, el miedo, entusiasmo, sexo. Todo es material básico y después encuentro los matices para escribir una canción.

Has trabajado con artistas como Charlie García, Fito Páez... ¿Hay algún artista ahora con quien quieras hacer un trabajo en colaboración?

He tenido la suerte de trabajar con muchos artistas notables y siento que eso ha sido un gran regalo de la vida. Tuve la suerte de trabajar con Lila Downs un par de veces y espero repetirla. (Fue invitado especial al concierto de la cantante mexicana en su presentación del 1 de noviembre en el Auditorio Nacional).

Ya que mencionas una cantante mexicana, ¿qué te gusta de la música mexicana?

Creo que es una música profundamente vital, potente y que tiene una gran sensualidad y una raíz muy profunda porque llega muy a lo hondo de su pueblo. Las canciones expresan todo el sentir.

De hecho, la canción en estilo ranchero que sacaré para el siguiente disco se lo mostré a Lila Downs por ser artista mexicana y dijo que le había gustado.

Este ha sido un año muy intenso para Pedro Aznar, quien previo a su visita a México se presentó 20 días en una gira por varias ciudades de Chile. Luego se irá a la Patagonia argentina para dar 15 conciertos más y cerrará el año el 31 de diciembre en un concierto en el Teatro Gran Rex de Buenos Aires.

[email protected]