El sexenio de Enrique Peña Nieto fue muy para la producción nacional y la taquilla en el 2018 podría  superar los 1,000 millones de pesos. En esta administración se duplicó la asistencia al cine mexicano con 152.5 millones de boletos vendidos superando el pasado sexenio cuando se contabilizaron 75 millones de entradas.

“Estamos viviendo un mejor momento que años atrás y esto se refleja en muchos datos duros”,  aseguró Jorge Sánchez, director del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine) en su resumen de acciones durante 2018.

En el 2013 y 2016 se registró la asistencia más alta en la historia reciente de la producción nacional al alcanzar 30.1 y 30.5 millones de boletos vendidos respectivamente, cifra que se podría superar.

Para finales de año, el cine mexicano estrenará  105 largometrajes, la cifra más alta en la historia, y durante este año se produjeron 184 películas. De estas, 97 han contado con algún apoyo del Estado.

“Del 2013  al 2018 han llegado a los cines más de 520 películas nacionales”, explicó.

Se proyecta una nueva asistencia histórica a películas mexicanas con más de 30.5 millones de boletos en el 2018, pues todavía falta la temporada navideña. “Cabe mencionar que la asistencia a filmes apoyados por el Estado representó el 65 % del total”, dijo.

Según datos de Imcine, gracias a diferentes formas de exhibición (salas de cine, televisión, plataformas digitales y programas especiales de exhibición, etcétera), más de 74 millones de espectadores han visto cine mexicano.

Entre sus actividades, Imcine informó que otorgó un incentivo para equipar y/o remodelar salas de cine que proyectan películas mexicanas.

“Además de atender  a las nuevas formas de consumo y producción audiovisual, y con el objetivo de actualizar al Instituto -que celebró este año su 35 aniversario-, por primera vez se apostó por el desarrollo de proyectos de series y miniseries, así como la producción de contenidos seriados. En ese sentido, han sido apoyados 19 proyectos de series y miniseries, 10 para su desarrollo y 9 para su producción”.

También se apostó por las plataformas digitales con FilminLatino y se instauró la Semana de Cine Mexicano en tu Ciudad, la Red Nacional de Polos Audiovisuales y se ofrecieron diversos cursos y talleres de profesionalización.

Los datos duros muestran que el sexenio por terminar fue bueno para el cine mexicano;  sin embargo, aún faltan asuntos por atender, cómo la distribución y exhibición de películas, un tema que el presidente electo Andrés Manuel López Obrador pretende impulsar con diferentes iniciativas.

[email protected]