A lo largo de su carrera empresarial, Jorge Vergara?ha destacado por ser un exitoso emprendedor y un líder extraordinario. Sus estrategias?empresariales y sociales así como su vida privada han sido polémicas y cuestionadas por la opinión pública. Si hay un empresario mexicano que sabe tomar riesgos, es Vergara; sin embargo, la decisión de crear Chivas TV es una que al parecer solo él entiende.

Si bien la televisión vía Internet ya es una realidad, tomar la decisión de usar este medio como el único para transmitir los partidos de su equipo de futbol es algo?que ha tomado por sorpresa a ?comentaristas, afición y empresarios por igual.

En palabras de José Luis ?Higueras, CEO de Omnilife, Chivas TV y Chivas, la decisión de pasar los partidos por Internet obedece al interés de construir un modelo económico sustentable y acercar a Chivas a su público. La gente prefiere a un equipo ganador que un equipo gratis que esté en zona de descenso. Necesitamos un equipo ganador, pero sólo se logra con un modelo económico sustentable , aseguró.

A través de sus comentarios durante la presentación del canal en el marco del evento Content Capital, el pasado 29 de junio, se puede entender que las ofertas que las televisoras Televisa y Fox ofrecieron no fueron suficientes para motivar a Vergara a vender los derechos. N o obstante, en opinión de conocedores del futbol, de la televisión y del mundo del espectáculo, la decisión, lejos de ser sustentable, es suicida.

Chivas TV pretende iniciar sus operaciones con unos precios bastante superiores a los que ofrece cualquiera de los otros servicios de OTT, como son Netflix, Blim y Claro. Pero no sólo eso, su contenido está limitado por su naturaleza a las transmisiones de partidos del propio equipo, más los comentarios, reportajes y las repeticiones de los mismos.

El modelo de negocio está apuntalado en una optimista cifra de 65 millones de usuarios de Internet en nuestro país, que más bien tendría que parecerse a 12 millones de hogares o alrededor de 40 millones de usuarios (según datos del Inegi). La cifra resulta cuestionable, ya que, de este número, probablemente Chivas esté calculando usuarios conectados por banda ancha; y habría que recordar que es poco probable que alguien se siente a ver un partido completo desde de su celular, además de que esto consumiría gran parte de los datos contratados en un paquete normal.

Otro hecho que ha levantado dudas es que Chivas TV está esperanzado en una afición lo suficientemente holgada como para pagar 2,750 pesos anuales para poder ver los 17 partidos de la ?Liga. A esto habría que sumarle el pago de Internet y suponer que el usuario ya cuenta con una televisión inteligente o de alta definición. Se estima que los aficionados al equipo rondan los 20 millones. ¿A cuántos de ellos excluirá este nuevo modelo de transmisión?

Finalmente, en la presentación se habló sobre la posibilidad de ver los partidos en bares y restaurantes. Este hecho también resulta cuestionable, ya que gran parte de estos restaurantes y bares o cantinas en nuestro país se encuentra en zonas rurales, con servicios muy primarios y únicamente con señal de televisión abierta.

La fuente de ingresos más importante de un equipo de futbol es, sin lugar a dudas, la que se percibe por los derechos de sus transmisiones. De ahí la importancia de tener un equipo que sea atractivo y comercial. Sin lugar a dudas, actualmente Chivas, independientemente de su desempeño, es una marca viva y potencialmente muy rentable. Más le habría valido la pena al señor Vergara haber llegado a un acuerdo con alguna televisora, que arriesgar de esta manera una de las marcas más legendarias del país.

Por el bien del futbol mexicano, de los aficionados a las ?Chivas, por el futuro de las OTT y la empatía que siento por el empresario tapatío, nada me gustaría más que los escépticos sobre este tema estemos completamente equivocados y Chivas TV sea un éxito sorprendente.