La semana pasada, la consultora en telecomunicaciones CIU o Competitive Intelligence Unit, a través de Jorge Corti y Javier Medina, publicó un artículo para conmemorar los 43 años de que se realizó la primera llamada desde un teléfono celular, del cual me permito tomar algunas ideas para compartir con ustedes. A simple vista, un hecho más en la historia de la humanidad, sin embargo, el impacto que los celulares han tenido en nuestras vidas es casi equiparable con el invento de la rueda o de la primera máquina de vapor.

En su nota, los señores Corti y Medina comentan que el 3 de abril de 1973, Martin Cooper, a quien se le atribuye la invención del teléfono celular, realizó la primera llamada a través de este dispositivo en Nueva York. El aparato que se utilizó en esa ocasión permitía un uso de 30 minutos de llamada por cada 10 horas de carga. Sin embargo, no fue lanzado al mercado hasta 10 años después. Actualmente, un celular en buen estado se carga en menos de dos horas y la batería puede durar hasta 24 horas, pero ése es solo uno de los múltiples avances del maravilloso aparato.

Otro gran avance es que el uso de celulares ha migrado de ser un artefacto para realizar llamadas de voz a ser una poderosa maquinita capaz de transmitir información, datos y conectividad entre varios dispositivos. Ello al transitar desde la primera generación celular hasta la cuarta y una incipiente quinta, que conceptualmente define una provisión constante y muy veloz de la conectividad en los smartphones.

Y quizás lo más impactante de esta nota es que los autores mencionan que a 43 años del inicio de la comunicación móvil por celulares, este avance tecnológico ha sido adoptado masivamente por gran parte de la población mundial. En México, el uso del celular alcanza una penetración de 88.6% entre la población, equivalente a 107.8 millones de celulares al finalizar el 2015. Entre estos dispositivos, 71.7% cae dentro de la categoría de smartphones, esto equivale a 77.3 millones de aparatos. Esto, como consecuencia de una enorme oferta a costos muy reducidos por parte de los fabricantes, la oferta de planes más atractivos por parte de los operadores y a la imperiosa necesidad de poseer un celular que tiene prácticamente cualquier persona en edad productiva.

Para el mundo del espectáculo, el celular también ha cambiado el panorama y ha puesto interesantes retos en la manera como se produce, se genera y se distribuye el contenido. Las grandes empresas de medios ahora contemplan estos aparatos a la hora de crear y distribuir, lo cual deja tecnologías anteriores obsoletas.

Hablando de televisión

En Televisa trabajan desde hace varios meses en una profunda renovación de contenidos, que abarca todas su líneas de producciones: telenovelas, unitarios, series y deportes.

En el complejo entorno mundial que vivimos, esta renovación se enfoca a la creación de producciones con los mejores niveles de manufactura, formatos más dinámicos y una nueva estética visual.

La empresa ha anunciado que este proceso de renovación de contenidos, que también incluye diversas barras temáticas, concluirá su primera fase a finales de agosto, y en su realización se contempla la colaboración con casas productoras nacionales y extranjeras.

Justamente tomando en cuenta la importancia del smartphone, una importante característica de esta nueva línea de producciones es que, de origen, están diseñadas para ser difundidas en todas las plataformas de Televisa.

Entre estas nuevas producciones se encuentran El hotel de los secretos, Yago, En la vida de..., y 40 y 20. Habrá que ver lo que las audiencias opinan y cómo la empresa va perfilando su contenido hacia estas nuevas tecnologías. En breve se informará de otras nuevas producciones que se inscriben en este proceso de renovación de contenidos.