Difícilmente podría empezar mejor el ciclo Cuatro Cuartetos en el Palacio que con el Emerson String Quartet, al que muchos no dudan en considerar el mejor de Estados Unidos y uno de los más impresionantes del mundo. Dicho esto sin demérito alguno del Cuarteto Latinoamericano, que tocará en marzo y abril; el Arditti, en mayo, o el Jerusalem y sus cuatro conciertos durante junio.

Este comentarista confiesa que nunca ha escuchado en vivo al Emerson, pero también que la colección completa de los cuartetos de Beethoven grabado por esta agrupación es uno de sus más preciados tesoros (y, por cierto, ganadora de uno de los nueve Grammys que tiene el cuarteto).

Para los micrófonos, el Emerson ha logrado interpretaciones poderosas y sutiles, llenas de matices e intenciones.

Quienes los han oído en vivo (que siempre será mejor) destacan que a lo largo de sus más de 36 años de carrera, el Emerson, llamado así en honor de Ralph Waldo Emerson (poeta y filósofo estadounidense), se ha caracterizado tanto por la individualidad de sus integrantes, como por su sorprendente y, digamos, orgánica integración.

Quizá es un ejemplo tangible de ello que los integrantes del cuarteto tienen carreras muy activas cada uno por su lado. Eugene Drucker, el primer violín y miembro fundador de la agrupación, es un solista muy activo con diversas orquestas, ha escrito la novela The Savior y debutó en la composición en el 2008.

Philip Setzer, el segundo violín, es también un solista reconocido y un maestro dedicado.

Lawrence Dutton, el violista, ha tocado con figuras clásicas, como Isaac Stern, Mstislav Rostropovich, Andre Previn, Joshua Bell o Emanuel Ax, pero también con Sir Paul McCartney y ha grabado tres álbumes con el jazzista John Patitucci.

El violonchelista Paul Watkins, que se incorporó desde mayo del 2013, no desentona: ha sido solista, director de orquesta premiado y un dedicado músico de cámara.

En Bellas Artes, el cuarteto ofrecerá dos programas distintos. Hoy miércoles 5 (ambas funciones son a las 8:30 de la noche), estará conformado por el Cuarteto 6 de Mendelssohn, el 3 de Britten y el Razumovsky 3 de Beethoven; el día jueves interpretarán el Cuarteto 16 de Mozart, el 6 de Bartók y el 14 de Schubert.

Y, salvo por Britten, se puede decir que trajeron a México sus especialidades, ya que han grabado los cuartetos completos de Mendelssohn (otro Grammy), los de Bartók (uno más), muchos de Mozart y bastantes de Schubert.

Ojalá, aunque sea en los encores escuchemos algunas de sus otras especialidades, Shostakovich o los escandinavos de Intimate voices.

@manuelino_