La Asociación para Evitar la Ceguera en México (APEC) realizó la apertura de sucursales dentro de la Ciudad de México; además, inauguró la sala de retinopatía pediátrica en su sede principal en Coyoacán.

“Desde el año pasado, el volumen de la atención fue creciendo. hay una gran cantidad de niños con problemas oftalmológicos, desgraciadamente muchos de ellos ya llegan de 4 y hasta 8 años, prácticamente cuando han perdido la visión”, explica el doctor Rafael Sánchez Fontán, presidente del Patronato de la APEC.

Muchas de estas patologías, como retinopatología del prematuro, algunos tumores y otras enfermedades, tienen la posibilidad de que, si son detectadas a tiempo, se pueden operar o hacer algún tipo de tratamiento, que a la larga provee de muchas más oportunidades de recuperar algo de su vista, incluso permitirles una vida normal.

Para tratar de disminuir esta carga, el Hospital de la Ceguera, junto con la Fundación Gonzalo Río Arronte, formó una estrategia para poder crear la unidad de retina pediátrica, a este proyecto se han ido sumando otras especialidades pediátricas, que lo que necesitan son espacios especiales.

Lo que en un principio era la azotea del hospital y que por muchos años estuvo acondicionada provisionalmente fue modificada.

ahora se tienen 400 metros que se espera atiendan entre 2,000 y 4,000 niños al año.

“Esperamos lograr ser un centro de referencia en toda la República”.

Nuevas sedes

Por otro lado, el representante del hospital explica que frente a una Ciudad de México cada vez más complicada y con transporte deficiente, se tuvo que pensar en la manera de atender a población de las periferias de otra manera.

A la par, la estructura hospitalaria en Coyoacán está saturada, por ello se inauguraron clínicas de consulta en La Villa, Aragón y Villa Coapa. “la idea es que la gente de cada zona pueda ir por su diagnóstico a estos espacios, que no tengan que desplazarse tanto, pero que se cuente con todos los equipos de diagnóstico y muchos problemas sean resueltos en el lugar”, el especialista recordó que muchas de las visitas al hospital son para uso o ajuste de anteojos, problemas de conjuntivitis o cosas relativamente sencillas. Cualquier cosa que sea de tipo quirúrgico como una catarata o desprendimiento de retina, por poner algún ejemplo serán referidos al hospital de Coyoacán.

“Esto ayudará, por un lado, a agilizar la consulta de la gente de escasos recursos que viven en las distintas zonas y, por otro, tener mayor circulación y espacio en el hospital central”.

Cada una de estas sucursales contará con equipos de exploración oftalmológica con tecnología de vanguardia. Algunos de los servicios que se ofrecerán son: consulta oftalmológica general (si el paciente requiere de algún procedimiento quirúrgico, será referido al Hospital APEC en Coyoacán), servicio de óptica, farmacia, tratamientos como la aplicación de fotocoagulación y de inyecciones intravítreas, estudios diagnósticos: campos visuales y tomografías de coherencia óptica.

Las sucursales cuentan con personal médico especializado, certificado por el Consejo Mexicano de Oftalmología y en la actualidad forman parte de la Sociedad Mexicana de Oftalmología. Todo el cuerpo médico tiene estudios de alta especialidad como: glaucoma, oculoplástica, retina y vítreo, córnea, segmento anterior y oftalmología pediátrica.

El doctor Sánchez Fontán asegura que vivir bajo los principios de que la gente de escasos recursos reciba atención de primera, requiere de tecnología oportuna y médicos bien entrenados, para ello se requiere de una buena administración y que los recursos se manejen de manera eficiente. Recordó que sus ingresos provienen de lo que los enfermos pueden pagar, la otra parte viene de donativos de distintas maneras (físicos o económicos).

Concluyó en que en la medida en que el gobierno o la gente los apoye, el proyecto del hospital de la ceguera podrá seguir creciendo y ayudando a más personas.

[email protected]