Arte e ideas

Lectura 2:00 min

Copias genéricas del medicamento de GSK para prevenir el VIH podrían estar listas en 2026

Avatar de Reuters

Por Reuters

El acuerdo implica que GSK conceda una permiso voluntario -para que la propiedad intelectual no se interponga- a la organización sanitaria respaldada por las Naciones Unidas, el Medicines Patent Pool (MPP).

La farmacéutica británica GSK llegó a un acuerdo para permitir el uso de versiones genéricas de bajo costo de su medicamento preventivo del VIH de acción prolongada en el mundo en desarrollo, incluido el África subsahariana, donde el virus sigue siendo una de las principales causas de muerte.

Cada año se registran aproximadamente 1.5 millones de nuevos casos de VIH en el mundo, la mayoría de los cuales se producen en países con recursos limitados, y afectan de forma desproporcionada a las mujeres y las adolescentes.

El acuerdo implica que GSK conceda una permiso voluntario -para que la propiedad intelectual no se interponga- a la organización sanitaria respaldada por las Naciones Unidas, el Medicines Patent Pool (MPP).

A continuación, el MPP ofrece a los fabricantes de genéricos la oportunidad de solicitar la fabricación de versiones copiadas del medicamento inyectado, el cabotegravir, para los 90 países que representaron el 70% de todos los nuevos casos de VIH en 2020.

La profilaxis previa a la exposición es una forma eficaz de reducir el riesgo de infección para las personas seronegativas en situación de riesgo. Sin embargo, hasta hace poco, sólo estaba disponible en forma de píldora, que se tomaba a diario o, en algunos casos, antes y después de las relaciones sexuales.

Por eso, en parte, sólo la utiliza una fracción de las personas que pueden optar a ella en todo el mundo, y su aceptación es especialmente escasa en los países más pobres.

El producto de GSK es la primera opción sin píldora, que ofrece hasta dos meses de protección contra la infección a través de una única inyección intramuscular, y los estudios demuestran que incluso supera la eficacia de las píldoras orales. Consiguió la aprobación en Estados Unidos a finales del año pasado.

Los activistas han pedido que el fármaco esté disponible de la forma más rápida, amplia y barata posible, mientras temen que se repita lo ocurrido en la década de 1990 y principios de 2000, cuando los países pobres se vieron privados de la terapia contra el VIH durante años.

Para ello, el cabotegravir inyectable debe ser autorizado por los organismos reguladores de cada país. Los fabricantes de genéricos también tienen que cumplir las normas reglamentarias y del MPP.

Teniendo en cuenta estos factores, los primeros genéricos no estarán potencialmente disponibles a 2026, dijo Deborah Waterhouse, jefa de la división de VIH de GSK, ViiV Healthcare.

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.