Mediante una pequeña rueda de prensa, el director, guionista y productor británico Peter Greenaway se presentó frente al público mexicano tras el próximo estreno de su más reciente producción Eisenstein en Guanajuato, que hace referencia al cineasta soviético Sergei Eisenstein.

La película no tiene una relación con el trabajo como director de cine en Rusia de Eisenstein, sino de esos 10 días que pasó fuera de su hogar, lejos de Stalin, lejos de su país , mencionó Greenaway.

Realmente, Sergei Eisenstein nunca pisó tierras guanajuatenses; sin embargo, sí tuvo una emocionante y reveladora aventura en México.

Desde hace mucho tiempo, yo tenía una gran fascinación por Eisenstein, desde que era yo estudiante, aunque siempre quise ser pintor. Bueno, entre las décadas de los 50 y 60 eso quería ser y me gustaban las imágenes y el cine, pero principalmente, y lo reitero, yo quería ser pintor, pero nunca me imaginé estar hasta aquí, de modo que tal vez yo lo que quería era hacer pinturas que tuvieran soundtracks , agrego el cineasta.

Por otro lado, los actores mexicanos Maya Zapata y Luis Alberti, quienes forman parte del elenco de esta producción, se mostraron muy contentos y emocionados de haber logrado un papel así en la película de alguien de la talla de Greenaway.

Yo siempre he admirado mucho a Peter. Cuando ves que los grandes directores están lejos de tu país, sientes que será imposible poder trabajar con ellos, pero cuando las cosas se juntan y se acomodan resultan cosas así, a pesar de que mi personaje no tiene muchos minutos en escena, el proceso fue muy simple y, claro, de lo que quería Peter con el personaje, fue divertido , indicó Zapata con emoción.

Para el actor Luis Alberti, quien interpreta al antropólogo Palomino Cañedo, fue un papel muy importante en su carrera; mencionó que se siente emocionado y a la vez nervioso por lo polémico que pueda llegar a ser este papel para los espectadores y destacó que el éxito de un actor no siempre depende de cuantas cosas hagas, si no de la calidad y lo importante de los trabajos que realices.

Elmer Bäck, de quien se pudo apreciar que es un hombre de pocas palabras, expresó lo contento que estaba por haber participado en una producción de este cineasta y reveló estar en pláticas para continuar la saga sobre la vida de Eisenstein.

Eisenstein en Guanajuato: homosexualidad y tradición

Con fuertes temas con un poco de relación a lo que vive México en la actualidad se cuenta la historia de Sergei Eisenstein, quien decide visitar México tras las recomendaciones de una pandilla de izquierdas del viejo Hollywood, entre los que se encuentra Charlie Chaplin.

El novelista Upton Sinclair, voz pública del socialismo intelectual de Estados Unidos en esa época, le ofrece financiar y ayudarle con facilidades para el rodaje de su cuarta película, que tentativamente exploraría la Revolución Mexicana. El resultado son 10 días en Guanajuato, en los que Eisenstein filmó aproximadamente 50 kilómetros de cinta de lo que hoy conocemos como ¡Que viva México!, pero que nunca llegó a montar y que estuvo a medio paso de terminar con su carrera, su vida y su reputación.

Su camino se entrelazó con el de un joven catedrático mexicano llamado Palomino Cañedo, de quien e enamora después de una corta pero intensa relación amorosa, y con quien descubre lujuria y muerte.