Las posibilidades de muchos investigadores mexicanos para patentar son enormes, sin embargo, en el país se protege poco en comparación con el número de descubrimientos y nuevo conocimiento que se genera. Para compartir su experiencia y allanar el camino, Mario Trejo Loyo presentó la “Guía para la redacción y registro de patentes”.

“Me interesa impulsar la protección intelectual, pues mientras más haya, podrán transferirse al sector público y tener mayor posibilidad de influir en el rumbo económico del país”, dijo el maestro Trejo, autor de la obra y secretario técnico de Gestión y Transferencia de Tecnología, adscrito a la Secretaría de Vinculación del Instituto de Biotecnología (IBt) de la UNAM.

A diferencia de los países de primer mundo, en donde hasta 90% de las patentes es generado por la industria, en México quien más genera es la academia. “El problema en nuestro país es que tenemos una industria que no hace innovación, con sus excepciones. Lo que se hace en general son cosas genéricas con técnica que cualquiera puede conseguir, implementar y producir; o son filiales de empresas transnacionales que lo que hacen es importar el producto, comercializarlo y en el mejor de los casos, embazan o elaboran productos, pero ya con material que viene de las casas matrices”, platica Trejo a El Economista.

También fue la oportunidad para que el especialista hablara de esta problemática que absorbe tiempo a los investigadores, la parte administrativa. “Esto resta a la labor de investigación. Es una realidad en muchas instituciones en México y Latinoamérica, aunque en algunas empieza a cambiar y comienza a haber oficinas de innovación, vinculación o transferencia de tecnología que apoya, es muy común que el propio investigador se encargue del trabajo administrativo a la par que su trabajo de investigación. En países desarrollados no hay institución que no tenga una oficina de apoyo”.  Por otro lado, en general la investigación en México no va dirigida para terminar en la industria, sino para generar conocimiento y lograr publicaciones y formación de recursos humanos, Trejo opina que esto también se debe a la falta en general de cultura hacia el sistema de protección de derechos de propiedad, “esto es algo que sí retrasa la innovación en nuestro país”.

El propósito de la publicación

“Mi intención es que los investigadores en formación, con una lectura rápida y amena, puedan entender qué es esto del sistema de protección de derechos de propiedad, que sepan que lo que sea que vayan a hacer o estén haciendo —sea para una universidad, empresa o un trabajo independiente— tiene un valor y que después se puede hacer algo con ello”.

Aseguró que lo más importante es que no pierdan la oportunidad porque nadie se los dijo o porque nunca lo entendieron y que posteriormente alguien más esté explotando sus ideas.

Dijo que hay muchas cosas que podemos hacer para seguir fomentando la vinculación de la industria y la academia buscando proyectos de innovación y desarrollo que puedan ser integrados, “éste es un granito de arena para que las empresas comiencen a buscar de manera local las soluciones a sus problemas”.

También se busca fomentar e impulsar la creación de empresas de base tecnológica para que se puedan madurar las tecnologías.

¿Qué contiene la guía?

La guía está estructurada en torno a 25 preguntas fundamentales y responde a cada una de ellas en un capítulo. En 93 páginas aborda temas como qué es una patente y los compromisos que involucra, quiénes califican como inventores, qué derechos y obligaciones adquieren con la patente, cuánto cuesta y quién paga (en el caso del IBt), y si es mejor publicar o patentar, entre otras.

Cuenta además con un anexo en donde el lector puede conocer desde copias de patentes nacionales y extranjeras, hasta notas periodísticas y estadísticas sobre el tema.

Este trabajo resume 26 años de experiencia de Trejo en el área, quien ha tenido apoyos del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) a nivel federal, y de la Coordinación de Innovación y Desarrollo (CID) dentro de la UNAM.

La guía puede consultarse en www.ibt.unam.mx

[email protected]