Hace tres años, Cinépolis arrancó SeedCamp, una plataforma en busca de jóvenes emprendedores; un programa de aceleración de negocios en América Latina para startups enfocadas a la industria del entretenimiento digital.

La idea y el asesoramiento del corporativo resultó un éxito, por lo que la empresa se vio obligada a ampliar sus horizontes y recibir ideas que no necesariamente tengan que ver directamente con mejorar la experiencia en la sala de cine.

En la última edición, el concepto recibió más de 500 proyectos nacionales y extranjeros, por lo que recurrió a una selección de siete empresas que se integran la tercera generación de su programa de emprendimiento.

En entrevista con El Economista, Gustavo Huerta, director de BlueBox (aceleradora e incubadora de alto impacto), que trabaja al lado de Cinépolis, habla del modelo que ya es ejemplo en Latinoamérica.

Empezaron buscando emprendedores que mejoraran la experiencia en cines. Ahora, ¿los proyectos pueden ser de todo?

Entendimos que el emprendimiento puede tener muchas vertientes que también pueden mejorar el entretenimiento porque la información es poder y es la tendencia. Por eso, Cinépolis se abrió a escuchar nuevos proyectos de emprendedores.

Recibieron más de 500 proyectos y ya es una convocatoria internacional.

De Colombia, Italia, Argentina y España. Fue una selección exhaustiva y amplia donde la calidad de las empresas fue sorprendente. Vimos mucha creatividad, innovación y buenas ideas.

¿Qué ayuda reciben los seleccionados?

Con el proceso de aceleración les ayudaremos a perfeccionar su modelo de negocio y los impulsaremos a alcanzar el éxito no sólo en México, también en otros países. Son varias semanas de asesoramiento en Morelia.

Para la tercera generación, Cinépolis apoyará a las startups Printoo, MiEnvío, MedPro y Ficazo, que cursarán el programa de aceleración y las scaleups GuudJob, Recaudia y Quiubas, que comenzarán un programa piloto en colaboración con Cinépolis.

Imagino que la experiencia para el emprendedor es importante.

Sí, porque más allá de lo económico reciben asesoría de ejecutivos de distintas áreas de Cinépolis, quienes les ofrecen mentorías a los emprendedores con el objetivo de ayudarlos a definir mejor su propuesta de negocio.

El tema de los emprendedores ?se puso de moda; ahora, muchas empresas dicen ayudarlos.

El programa de Cinépolis es único en Latinoamérica y es muy diferente a muchas iniciativas que existen en México. Mira, hay algunas empresas que sólo se cuelgan de las nuevas audiencias y lo ven como una estrategia de marketing.

Entonces, ¿lo que hace Cinépolis es un modelo a seguir?

La empresa se lo toma muy en serio, es un tema estratégico para la compañía con responsabilidad social, de inversión y tiene un compromiso muy fuerte de todos los involucrados. El programa acompaña al emprendedor y ayuda a que se concreten sus proyectos.

¿Es muy difícil emprender en nuestro país?

Sí, es que el ecosistema de emprendedor en México es muy nuevo. Lo veo como un niño que está pasando de primaria a secundaria; que se siente grande, pero que depende mucho del papá. Hay muchos recursos, muchos jugadores, pero es muy nuevo. Pero el gobierno mexicano se lo está tomando muy en serio y creo que vamos por buen camino.

¿Cuántos de los emprendedores en México tienen éxito?

La deserción es muy alta. Mucha de la gente que emprende no prospera, la mayoría muere el primer año. Es importante hablar de emprendedores de alto rendimiento, la idea de que en un año te vas a convertir en la empresa del millón de dólares es falsa; hay que trabajar mucho y asesorarse bien.

[email protected]