¿Puede un artista, por sí mismo, aprender a pintar tan preciso como una fotografía? ¿Es posible que obras de arte le den identidad a un país, a un continente?

“Soy una persona introvertida. El arte es un lugar donde encuentro consuelo, donde puedo expresar plenamente mis emociones sin ser juzgado”, dice Christian Allison, artista nigeriano nacido en Lagos hace 30 años.

“De origen humilde, el último hijo de seis, mi infancia fue libre, pude experimentar con cualquier cosa que mi pequeña mente imaginara. Recuerdo que siempre hacía dibujos en la arena, en cualquier pedazo de papel en mis manos, incluso mis apuntes de clase y exámenes. Me interesé por el arte a los cuatro años tras ver a mi hermano hacer un retrato a lápiz para una pareja, desde entonces mi pasión ha crecido hasta lo que es hoy”, asegura el pintor

Estudió Ingeniería Mecánica, pero no era su camino; uno de sus principales retos fue recibir el consejo de familiares y amistades de no dedicarse al arte, sin embargo, “Decidí perseguir este don a nivel profesional en 2015”, recuerda.

“La mayor parte de mi juventud la dediqué a aprender, desaprender y reaprender, así como a apreciar el arte desde diferentes perspectivas. Pinto porque me sirve como una voz para una audiencia más amplia y un medio para contar historias mientras comunico mis sentimientos, pensamientos e ideas”, afirma.

Pintores autodidactas hay muchos, pero artistas autodidactas hiperrealistas, muy pocos. La brillantez de Christian Alison radica en que aprendió a pintar hiperrealismo –quizá el estilo más complejo porque asemeja realidad casi imperceptible– por sí solo, e increíble pero cierto, viendo videos en YouTube y en constante prueba y error.

La principal temática en su obra es su cultura y su gente. Con una belleza espectacular, a través de la pintura y casi como un fotógrafo, logra plasmar personas comunes cargadas de emociones.

Su arte es realmente una “obra de arte”. Ganó notoriedad primero en su ciudad, después en su país, luego en el continente, hoy en día a nivel internacional.

“Me inspiran los eventos que suceden a mi alrededor, mi comunidad y mi país”, confiesa Allison.

Detalla que en cada pintura que hay años de estudio e investigación sobre temas que abarcan obras de viejos maestros y artistas vivos; “análisis de juegos de luces, de retratos, solo por mencionar algunos, todo esto entra en juego creando un delicado equilibrio para una obra finamente ejecutada. Pinturas hiperrealistas que capturan emociones fuertes y mensajes poderosos para lograr un estilo totalmente exclusivo”, dice.

Belleza, cultura y personas definen su propuesta artística. El arte de Christian Allison ha logrado plasmar la identidad de un continente, algo insólito e impresionante; es un artista entre artistas.

En 2021 protagonizó un documental corto sobre su historia, trayectoria, trabajo y creencias.

“Me gustaría ser recordado por mis obras y mi estilo único de pintar”, responde al preguntarle cómo le gustaría ser recordado.

www.hectordiaz.art