“¿Qué haría Roberto Gómez Bolaños?”. Es el primer pensamiento que su hijo se hace antes de iniciar cualquier proyecto o inversión con los personajes de su padre.

“Ésa pregunta siempre es nuestro filtro y es muy complicado. Antes, cuando lo teníamos con nosotros, le enseñábamos, hablamos y lo convencíamos”, señaló en entrevista Roberto Gómez Fernández, presidente de Grupo Chespirito.

—¿Crees que tu padre supo en vida el valor de la marca que había creado?

—Sí y no. Acabo siendo consciente del impacto y trascendencia de su obra. Y siempre tuvo como prioridad cuidar el contenido y que fuera el motor de todo. Era muy perfeccionista y había que cuidar todos los detalles. Por ejemplo, con la película del Chapulín trabajamos muchos años, porque siempre exigió que pudiera competir con las mejores películas de animación del mundo y por fin va a salir.

Chespirito, creador de personajes entrañables como el Chapulín Colorado o El Chavo, tuvo sus primeras licencias en los años 70 con camisetas del Chavo, y hasta anunció un shampoo en Plaza Satélite.

“No lo digo yo, lo ha dicho gente importante de la industria: Chespirito es el Walt Disney mexicano”, dijo el entrevistado.

La licencia tiene programas de televisión, serie animada, videojuegos y diferentes productos muy populares en el mundo. Ahora, crecerá con Chanfle y Recontrachanfle, un restaurante que abrirá pronto en Plaza Satélite.

“Es todo un plan que tiene que ver con el desarrollo del universo Chespirito. El restaurante en particular es un monstruo de proyecto, y podemos decir que es el piloto porque la idea es reproducirlo y en el 2020 habrá mucho contenido de Chespirito”, explicó Gómez Fernández.

El restaurante Chanfle y Recontrachanfle está a cargo de Valeria Pérez Ríos Gómez, nieta del actor y productor Roberto Gómez Bolaños.

“Todo esto me ha dado la oportunidad de descubrir a mi abuelo en otra perspectiva de cómo lo ven todos los demás, y me ha hecho admirar más todo lo que hizo y logró”.

El concepto tiene una inversión que supera 50 millones de pesos, y está diseñado para ser un lugar de entretenimiento con cuatro áreas: La Fonda Chespirito de comida mexicana, donde pueden estar los adultos; después La Vecindad con seis puestos: las Tortas del Chavo, las Ñoñitas (quesadillas y gorditas), las Popis (ensaladas), los Churros de Doña Florinda, las Cheves de Don Ramón y Dulce Barriga.

“Luego está la zona de Recontrachanfle, que es del Chapulín Colorado, con juego de realidad virtual, videojuegos y la tienda de souvenirs. Queremos estar en la vanguardia del entretenimiento para toda la familia”, declaró.

Aunque es muy pronto, Valeria Pérez Ríos Gómez señaló que la idea es crecer: “Está planeado como algo que puede ser replicable, y en el plan de negocios se plantea crecer y que se puedan tener más en México o fuera de nuestro país, pero ya veremos. Por lo pronto estamos muy felices”.

vgutierrez@eleconomista.mx