En subasta privada realizada en México fue adjudicado un Carlos II de Carreño por 420,000 dólares. En el mercado del arte esto es significativo, explica Carmen ?Reviriego, organizadora de la subasta, porque normalmente este tipo de operaciones del mercado del arte se realizan en Nueva York o Londres. Los coleccionistas mexicanos hacen adquisiciones importantes en esos lugares. Ahora las cosas se hicieron de otra manera y salieron muy bien .

La obra viene de la Galería ?Colnaghi, la más importante en arte antiguo en el mundo. Al plantear a ellos el interés en hacer la subasta en México, al principio se sorprendieron, pero muy pronto se convencieron , dice Reviriego, que es también autora de libros como El laberinto del arte, donde explora la relación entre la pasión creadora y la del coleccionista.

Desarrollar una buena colección no sólo es una cuestión de capacidad económica, sino también de sensibilidad. La primera motivación para comprar arte es siempre emocional. La gente adquiere arte porque disfruta con el arte, porque les gusta verlo en las paredes de sus casas, pero cuando ya hablamos de cierta cifra, el aspecto inversor también cuenta y es lógico y legítimo , comenta.

La subasta incluyó otras 15 piezas, pero la obra más significativa es el Carlos II de Carreño. Este pintor realizó varios retratos del último de los reyes españoles perteneciente a la dinastía de los Austrias. Ocupó la posición de pintor de Cámara de la Corte desde 1671 hasta su muerte, en 1685. El Carlos II que se queda en México es uno de los mejores trabajos de Carreño. Es una obra maestra, no es exagerado afirmar que es de mejor calidad que el que está en el Museo del Prado , dice Carmen Reviriego.

El éxito de esta primera subasta abre la puerta para realizar otras en México en el futuro, anuncia la organizadora. Ésta nos llevó un año en la organización. La próxima no sé cuánto tiempo nos tomará, pero sí tengo claro cómo será: debe tener una personalidad, como la tuvo ésta , afirmó.

La empresaria financiera y de cultura explica con más detalles: Hay mucho que hacer en materia de arte realizado entre los siglos XVI y XIX, cuando México y España tuvimos una historia compartida; adicionalmente, debe la subasta contar con una dimensión social que va más allá de lo económico. La exhibición de las obras por unas semanas para que la gente pueda verlas y una parte de lo generado por la venta debe ir a apoyar causas relacionadas con la cultura .

Carmen Reviriego confía en el potencial del mercado del arte de México. El coleccionismo mexicano va al alza. Muy pronto superará al brasileño, para quedar a la cabeza de América Latina , explica la también presidenta de Wealth Advisory Services, una firma de inversión con fuerte especialización en el mercado del arte.

Una pregunta obligada tiene que ver con la llamada burbuja en el mercado del arte. Yo no estoy de acuerdo con eso. El volumen de las transacciones entre el 2014 y el 2015 ha caído 7 %, de 68,000 millones de dólares a 63,000 millones en el 2015, pero eso sirve para recordar que el arte, como cualquier otro mercado, es cíclico .

Reviriego compara el rendimiento de las inversiones en arte con otras alternativas, incluyendo los mercados accionarios: Si analizamos un periodo largo, digamos 20 o 30 años, veremos que es una de las inversiones más rentables. Pienso en ‘Las mujeres de Argel’, de Picasso, que se vendió en el 2015 por 179 millones de dólares. El vendedor la adquirió 18 años antes y pagó por ella 31.9 millones de dólares. Si aplicamos una fórmula de interés compuesto, tuvo un retorno de 10. 1 % anual. Se podrá ir al garete Lehman Brothers, pero jamás un Rembrandt o un Picasso .