En los meses de mayo y junio, niños y jóvenes se encargan de la pizca del tomate, el cual juntan en botes de 19 litros para después vaciarlos en canastos, en jornadas que comienzan cuando se despiertan alrededor de las 4:00 de la mañana hasta que terminan.