En tres años el presupuesto de ciencia, tecnología e innovación aumentó 50%, con lo que al final del sexenio se cumplirá la meta de destinar 1% del PIB del país a dicho rubro, confió el director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Enrique Cabrero Mendoza.

En entrevista, el funcionario reconoció que si bien actualmente hay un retraso en la materia, es posible marcar la diferencia y en 20 o 30 años figurar entre los líderes a nivel mundial en las economías del conocimiento , afirmó.

Recordó que el gobierno federal presupuestó para el 2015 más de 88,000 millones de pesos para el ramo, de los cuales 37,000 millones corresponden al Conacyt, lo que representa 10% más en relación con el 2013 y 50% con el 2012.

En ese sentido, Cabrero Mendoza dijo que de continuar el mismo ritmo de crecimiento, en los próximos tres años el país estará muy cerca de la meta planteada: destinar 1% del PIB a dicho rubro.

Para lograr esa meta, añadió, se precisa también de inversión, pues ello permitirá tener el mismo nivel de inversión que España y Brasil, dos países con los que México debe compararse.

Siempre habrá naciones más adelantadas, haciendo inversiones que llegan hasta los cuatro puntos porcentuales del PIB, pero en el caso de México, en esta etapa de arranque o de inserción a la economía del conocimiento la meta es llegar a ese 1%, lo cual nos tendrá en la liga de los países que más están invirtiendo , aseveró.

El titular del Conacyt destacó que países emergentes como Corea del Sur, Irlanda o Finlandia han decidido invertir fuerte en ciencia, tecnología e innovación desde hace dos o tres décadas y han logrado mejorar sus indicadores de crecimiento económico, competitividad y bienestar social.

Es una decisión muy importante la que ha tomado este gobierno de hacer una verdadera apuesta a la ciencia, la tecnología y la innovación y en eso estamos muchos países , expresó.

España, Brasil, México, Chile y Argentina somos los países que estamos a la cabeza en este grupo y estamos convencidos de que éste es el camino que nos corresponde para poder, ahora sí, lograr un nivel destacado de liderazgo internacional , comentó Cabrero Mendoza.