Claro que podemos acabar con la reventa ilegal de boletos. Hace siete años se vendía 20% online y 80% en las calles; ahora, el 90% se hace en Internet. Con StubHub, compras de manera segura el boleto, lo bajas a tu teléfono y entras al evento. ¿Por qué irías a la calle a comprar y arriesgarte? , mencionó en entrevista Glenn Lehrman, Global Head of Communication de StubHub.

El año pasado, eBay anunció la compra de la empresa española Ticketbis para expandir su plataforma StubHub en México y en diferentes países, pero la empresa tiene puesto el ojo en nuestro país.

En México no es ilegal revender un boleto en Internet; es ilegal venderlo en las calles. Lo que ganas en comprar o vender un boleto en nuestra plataforma es seguridad , agregó.

StubHub vende al año cerca de 30 millones de boletos y Glenn Lehrman opinó que las entradas deberían ser como cualquier artículo.

Sí, como una casa, un automóvil, unos lentes o como cualquier cosa que puedes adquirir pero revender sin problemas si no lo vas a usar o no puedes asistir , aclaró.

StubHub pone atención en los revendedores, usuarios que compran una gran cantidad de boletos y que utilizan la plataforma para abusar de los clientes.

Si los detectamos, los retiramos de la plataforma. Pero creo que es en el mercado primario donde se puede evitar la reventa ilegal. Por ejemplo, Ticketmaster puede decirnos que son boletos ilegales y nosotros tomar las medidas necesarias. Pero nosotros creemos que la gente que vende los boletos en StubHub es buena .

Actualmente, StubHub cobra una comisión al vendedor del 10% y al comprador del 15% sobre la transacción final y garantiza que el boleto no es falso.

StubHub va por ?el mercado mexicano

En México, los boletos para shows o eventos deportivos se revenden por diferentes canales: blogs, redes sociales, WhatsApp y en la calle. El uso de estas plataformas legales de reventa de boletos son nuevas. Pero con la adquisición de Ticketbis, StubHub quiere ser la plataforma para que los mexicanos vendan y compren boletos de manera segura.

Detectamos que muchos mexicanos utilizan la plataforma para asistir a eventos en los Estados Unidos. De los boletos que vendimos para el pasado Super Bowl, 6% fue de consumidores mexicanos. Muchos de los conciertos importantes que se presentan en Estados Unidos y ?Canadá vienen a México y lo vemos como un mercado robusto, importante. Es una gran oportunidad , afirmó Glenn Lehrman.

En la industria del entretenimiento, el mercado primario son los boletos que se venden a través empresas como Ticketmaster o Super Boletos; el mercado secundario es la reventa legal en Internet, como StubHub.

En México, creo que tomará un poco de tiempo que adopten la plataforma. Pero mientras más boletos y más usuarios tengamos, los precios de las entradas bajarán , comentó el entrevistado.

Una de las principales críticas de los consumidores hacia estas plataformas son los precios exorbitantes, además de la rapidez con la que las entradas llegan a este mercado tras salir a la venta en los canales primarios.

Para acercar al consumidor mexicano a esta plataforma se planea el lanzamiento de una app que facilita todo el proceso.

Pronto van a poder comprar los boletos por medio de su teléfono y así más gente va a utilizar nuestra plataforma y, te repito, los precios bajarían de manera importante mientras más gente la utilice , adelantó el Global Head of Communication de StubHub.

Con esta app, la entrada a los recintos sería más sencilla y tendrá una integración con Apple Music y Spotify para conocer las preferencias musicales del usuario.

Nosotros queremos vender los boletos de cualquier evento que exista: conciertos locales, deportes, lo que sea. Queremos tener más fans de StubHub, buscamos socios en México y estamos abiertos a todos , comentó Lehrman.

Sobre su reciente alianza con Xolos, Lehrman explicó que ofrecemos la compraventa a nivel nacional e internacional de los boletos del Club Tijuana para sus partidos como local .

El mercado secundario para revender boletos comienza a crecer en México como sucede en el mundo; pero el servicio no se salva de críticas y dudas sobre la manera en la que los boletos en minutos pasan de la taquilla a la reventa legal e ilegal. Un tema complicado que se deberá discutir y aclarar.

vgutierrez@eleconomista.com.mx