A cuatro días de que llegue a su fin, la exposición El color de los dioses, que se presenta en el Museo del Palacio de Bellas Artes, ha recibido un total de 124,819 visitantes.

Al hacer una invitación al público en general para que disfruten de esta exhibición que formó parte de las actividades del Año Dual Alemania-México 2016-2017, sus organizadores recordaron que el objetivo fue darle un giro de 180 grados a la visión tradicional de la escultura antigua que hasta hace poco se creía que era blanca.

Explicaron que gracias a recientes técnicas ha sido posible reconstruir las trazas de color encontradas en famosas estatuas y relieves clásicos, para crear una serie de reproducciones muy cercanas a lo que fue su color original, mismas que son expuestas junto a piezas originales.

Luego de recorrer diversas sedes de Europa, Asia y Norteamérica, la exposición llegó por primera vez a América Latina.

Producida por el Museo Städel y el Liebieghaus Skulpturensammlung de Frankfurt, en cooperación con la Stiftung Archäologie, la exposición presenta reconstrucciones polícromas de esculturas grecorromanas y piezas originales. De manera que el público asistente puede apreciar los colores que habrían tenido en sus orígenes.

En total se presentan 118 piezas entre originales y reconstrucciones policromadas de esculturas de la Antigüedad Clásica y de Mesoamérica, que permiten experimentar la forma en que lucieron sus colores al momento de su creación.