Una serie de tomas aéreas de Australia nos muestran singulares paisajes que nos hacen pensar que no estamos en la tierra, sino en otro planeta.