La victoria de México 3-0 sobre Honduras pone rumbo sin oposición al Mundial de Rusia 2018.